Septimo Vicio - El cine visto desde otros t iempos

Novedades: The Horrors, Bonde Do Role y La Mala Rodríguez

Publicado: 30/05/2007

Mucho ha llovido desde la visita de los británicos The Horrors a la capital madrileña donde arrasaron, literalmente, con todo lo que se plantó en su camino en la sala Moby Dick. Un concierto que los dueños del local tuvieron que suspender entre destrozos, heridos y una sensación a medio camino entre la estafa propagandística y el gozo de haber asistido a un evento único que para muchos significó “el fin del tontipop madrileño”.

No me cabe la menor duda de la necesidad de acercarse a su debut largo con mucha precaución. Primero habría que dejar a un lado lo poco atractivo que se me ofrece un grupo catapultado en un abrir y cerrar de ojos a las portadas, no ya de presuntas biblias como el New Musical Express, sino incluso revistas de tendencias como la mismísima Vogue. Obviando esto y la actitud descerebrada propia de un adolescente en plena efervescencia hormonal (y que conste que un servidor opina que un concierto debe ser una experiencia en la que salir un poco magullado, con las suelas desgastadas y algo sudoroso es señal de haber disfrutado como el que más) echemos un vistazo a este “Strange House”.

The HorrorsEl primer punto a favor es que The Horrors, en ningún momento, intentan ocultar unas influencias que no sólo son evidentes sino que merecen todos los honores. Desde la actitud más salvaje del Nick Cave de The Birthday Party hasta el garage rock sexy tipo serie B de clásicos como The Cramps. A esto se le añade unas abundantes gotitas de punk oscuro y fantasmagórico (benditos sean esos hammonds de ultratumba), con toda su parafernalia y estética, y ya tenemos el debut más comentado de la temporada. Y esto sin olvidar el trío fantástico que produce: ni más ni menos que Alan Moulder (My Bloody Valentine), Ben Hillier (Depeche Mode) y Jim Sclavunos (batería de los Bad Seeds).

¿Y las canciones? Pues realmente mentiría si dijera que el disco no me ha gustado. Abren con una potentísima versión del “Jack the Ripper” de toda una leyenda de la talla de Screaming Lord Sutch para deambular entre hits sin concesiones como el famoso “Sheena is a parasite”. Sí, sí, el mismo que vienen vendiendo como “la razón por la cual Chris Cunningham regresó a la dirección de clips“. Un clip que sin constituir una pieza mayor (no, aquí no hay otro “Come to daddy”) resulta sugerente aunque sólo sea por disfrutar de los bailes psicóticos de Samantha Morton. Destacable también en el conjunto del álbum son “Gloves” o como hubiese sido el encuentro de Jim Morrison con las luminarias del horror rock británico, la sinuosa y pegadiza melodía de “She is the new thing”, o la instrumental “Gil Sleeping”, banda sonora ideal de tu película favorita de terror de hace unas décadas.

Peor o mejor, con sus logros y sus errores, “Strange House” es un divertimento sin más pretensión que el puro disfrute, que diría Lars von Trier. Así que al menos merece una oportunidad desprejuiciada.

Blonde Do RolePor su parte, los brasileños Bonde Do Role se presentan como otros oportunistas de turno a raíz del éxito de sus compatriotas Cansei de Ser Sexy, que al menos podían argumentar con canciones vigorosas y directas destinadas a electrificar las pistas de baile con todo su potencial erótico-festivo.

“With Lasers” retoma todos los puntos cardinales del sonido de la banda de Sub Pop pero situándolo en la delgada línea que separa un trabajo bien hecho del espíritu más cutre y vergonzosamente aprovechado. Aunque vengan con la presentación que supone estar producidos por Diplo (pareja y productor de M.I.A.), este disco combina con total desfachatez electrónica de saldo, riffs que rozan lo paródico, aires bossanova carentes de brillantez y una absoluta falta de personalidad, propia de los plagios tan poco respetuosos como escasos en su visión de futuro. Un hype que debería hundirse en el peor de los olvidos.

La Mala RodriguezTerminamos este repaso a algunas de las novedades discográficas de Mayo con “Malamarismo”, tercera reválida de La Mala Rodriguez, un disco que debería situar definitivamente a la gaditana como primera dama del hip hop español, con un muestrario donde se puede ser directo pero sin perder la elegancia. Nuestra invitada ha sabido conjugar con indudable maestría una voz que gana en carácter, una fusión acertada y compensada de variables hip hop y r’n’n’ con destellos electrónicos y aflamencados.

La ortodoxia ha criticado no pocas veces esta versatilidad, pero para algunos (como mi caso, enamorado de su particular estilo desde la primera escucha de “Tengo lo que tú quieres”, el sensual hitazo incluido en la banda sonora de “Lucía y el sexo”) sería muy injusto no valorar como merecen, objetivamente, nuevos clásicos de su repertorio como “Nanai” o “La loca”.

Posiblemente la amplia y rica gama con la que trabaja ahora La Mala viene, por un lado, de la variada producción de Griffi, Giggi Mantequiggia, Sr. T Cee y DJ Rectangle y, por otro, del heterogéneo grupo de colaboradores que la arropan en esta ocasión, de Julieta Venegas a Raimundo Amador o Tego Calderón.

En la primera escucha queda claro que el talante instintivo y crudo de “Lujo ibérico” se ha ido perdiendo (aunque ahí está “Miedo” para provocar), pero se ha ganado en clase y sensibilidad, con letras convincentes, descaradas y sinceras narradas con una tremenda personalidad propia de una cronista con los pies bien pegados al suelo.

13 temas (más un bonus track, “Por la noche”, single que ya aparecía en la banda sonora de “Yo soy la Juani”) que por encima de todo suponen un paso de gigante para alguien que parece no querer cerrar ninguna puerta sino todo lo contrario, dejar bien abiertos todos los horizontes.

David López González

harrinson en 08/10/2007

the horrors son la neta compadre y aquien nole guste su musica es x q tiene la mente demasiada cerrada

shabu shabu en 30/05/2007

El de La Mala es sin lugar a dudas uno de los discazos españoles de la temporada, junto al de Los Planetas, Astrud y Lagartija Nick.

Novedades en Septimovicio



Tags populares