Septimo Vicio - El cine visto desde otros t iempos

Séptimo Vicio Pilot Guides: Newcastle (Especiales)

Publicado: 24/09/2006

NEWCASTLE WORLD-CLASS CULTURE

Siempre es una suerte alojarse en pleno centro comercial y cultural de una ciudad, y en ese sentido, el Quality Hotel de Newcastle se encuentra en un emplazamiento envidiable (concretamente en la popular Newgate Street). Es un hotel pequeñito y no especialmente caro que cuenta con un restaurante de carta excesivamente heterogénea pero que sirve unos desayunos que abrirían el apetito de cualquiera. Y como digo, en el centro de todo el vaivén estudiantil que reina en esta acogedora y multicultural ciudad del noreste inglés. Parece tranquila y apacible, si bien su bulliciosa zona comercial y su famoso night live hacen pensar lo contrario.

NEWCASTLE CINEMAS

Tan solo dos minutos separan el hotel de The Gate, un centro comercial a rebosar de locales nocturnos horteras, restaurantes de diseño de cocina internacional y exótica, y las salas de cine que conforman el Empire Cinema, donde tuve la posibilidad de ver la horrorosa “Dead or Alive” y la correcta “The Black Dahlia”. El Empire es el típico cine multisalas donde una de las mayores preocupaciones es vender el máximo posible de palomitas y refrescos de polvillos. Me sorprende encontrar en sus salas un telón que cubre la pantalla y se abre al comenzar la proyección. Aunque aún me sorprende más la cantidad hiperbólica de anuncios antes de los títulos de crédito. Al menos la publicidad es llamativa e impactante, e incluso no puedo evitar reírme con un anuncio de la compañía de telefonía Orange protagonizado por un autoparódico Steven Segal.

Mucho mejor es el Tyneside Cinema, un precioso cine que recuerda a las viejas salas de arte y ensayo, donde tienen una sorprendente selección de películas independientes, clásicos recuperados o rarezas imposibles de encontrar. Tiene dos salas, The Classic, que recrea el ambiente de un viejo teatro, y la ultramoderna The Electra. Cuenta además con una conocida cafetería, donde te venderán hasta alcohol (no podemos negar lo raro que es ver cine con una copa en la mano). Su programa de actividades, cursos y eventos es sencillamente espectacular. Aquí tuve la oportunidad de asistir a un pase único y exclusivo de “Destricted”, film X que indaga sobre las relaciones de la pornografía con el arte. Días antes proyectaron el “Tideland” de Terry William y en su cartelera era todo un éxito “Volver” de Almodóvar. Puedes alquilar sus salas para tus propias proyecciones por la friolera de 470 libras la hora en el caso de The Classic en prime time.

PASEANDO

Volviendo a los paseos urbanos, Newcastle ofrece encantos indiscutibles: la Puerta Negra, el Puente del Milenio, el Teatro Real (localizado en Grey Street, elegida mejor calle inglesa por los oyentes de Radio 4), el campus universitario rodeado por el bello Leazes Park o el Monumento dedicado a Earl Grey, centro neurálgico de la zona y entrada del Eldon Square Shopping Centre. Por otro lado, resulta decepcionante la Catedral de San Nicolás. Puede que al estar uno ya acostumbrado a contemplar obras arquitectónicas monumentales algo así le parezca equívocamente menor, pero sinceramente resulta de una gran pobreza a todos los niveles. De hecho, a lo largo y ancho de la ciudad, el paseante descubrirá pequeñas iglesias más hermosas y dignas de visitar.

SUPER SIZE ME

Durante el camino ya habréis descubierto para entonces que Newcastle es la ciudad de las mil y una franquicias que nunca cierran y que parecen convertir la cómida rápida en la dieta básica de los lugareños (en algún momento yo también sufrí el síndrome “super size me”). A falta de una comida autóctona decente, creo que las mayores revelaciones vinieron de la mano de los restaurantes asiáticos de Chinatown y de las patatas fritas de la línea Sensations con sabores bastante novedosos: desde ternera asada con especias marroquíes hasta pimiento rojo dulce tailandés.

ARTE

En Newcastle el arte no es una excepción. Entre todos los museos y galerías de arte destacan la Laing Art Gallery, dedicada a artistas nacionales (lo mejor las obra bíblico-mitológicas de John Martin y la colección de pinturas prerrafaelistas) y el Centro Baltic, uno de los museos de arte contemporáneo más grande de Europa pero cuya oferta deja mucho que desear. Durante visita tuve el dudoso gusto de contemplar los montajes ridículos de Surasi Kusolwong y las esculturas de Edwin Wurm. Lo único que me gustó fueron unos murales de un artista portorriqueño llamado Dzine. En los próximos meses parece que habrá una gran exposición de arte urbano (“Spank the Monkey”) y una retrospectiva de una artista japonesa, Chiho Aoshima, que si promete ser muy interesante.

MÚSICA

Justo al lado del Baltic, se alza el enorme The Sage Gatashead, grandioso Palacio de la Música que da cobijo a todo tipo de géneros y eventos. Por tan solo un día no pude asistir al concierto de Imogen Heap, una oportunidad única sin duda. The Sage Gateshead no es el único espacio de la ciudad dedicado a la música. Lo acompañan el Metro Radio Arena y la popular Carling Academy, por donde se pasearán en breve Babyshambles, DJ Shadow o Neko Case (una pena no haber venido en otras fechas).

SHOPPING

En cuanto a las compras, la palma se la lleva el MetroCentre, el centro comercial más grande de Europa. También sobresalen las tiendas de Northumberland Street, paseo que recuerda a la madrileña calle Preciados, donde se hallan grandes nombres como H&M, Mark & Spencer, Virgen o HMV (aquí me hice con el glorioso nuevo disco de Kasabian, destinados a ser los sucesores de Primal Scream). A título personal destacaría algunos comercios de Grainger Street: complementando su mercado tradicional, tenemos la tienda de vinilos antiguos Oldhitz Records, el paraíso del cómic Travellingman (por tan solo 50 peniques compré cuatro números de “The Witching” –preciosas portadas pero irregular contenido-) y la imprescindible Forbidden Planet. Esta franquicia, que ya conocí hace dos años en Londres, es de visita obligada para los amantes del cine fantástico. Comics en edición limitada, figuras para coleccionistas, cult movies imposibles de localizar, material fetichista y todo el merchandising con el que jamás habéis soñado. Lo más demandado ahora mismo son los DVDs de “Battlestar Galactica” y toda la parafernalia de “Dr.Who” (cromos, libros, muñecos…). No pude resistirme y en la cesta de compra cayeron unas cuantas películas de Russ Meyer, la edición coleccionista del Director’s Cut de “Donnie Darko” (con comentarios de Richard Kelly y Kevin Smith) y un número especial de la increíble revista Bizarre, magazine especializado en fetichismo con reportajes que escaparían a la imaginación del más perverso de los humanos. ¡Una compra reveladora!

TOTAL FILM

Me gustó esta revista de cine que mezcla el cine comercial de estreno con títulos extraños y de culto. Una portada preciosa en octubre dedicada a “The Black Dahlia” con reportajes de “Grindhouse”, el Comic Con de San Diego o las mejores películas de 1976. Gracias a ella conseguí información de “Brick”, publicitada como el “Donnie Darko” de este año.

OTROS

Bueno…¡también tenéis el estadio de Sant James donde juega el Newcastle United F.C.!

DAVID LÓPEZ GONZÁLEZ

Novedades en Septimovicio



Tags populares