Septimo Vicio - El cine visto desde otros t iempos

"Mil Años de Oración"

Una de las películas más esperadas a competición en la Sección Oficial del Festival de San Sebastián (finalmente premiada por todo lo alto) era lo último de Wayne Wang, la cual, por cierto, despertó ciertas suspicacias ya que el presidente del Jurado, paul Auster, co-dirigió junto a él dos películas en el inicio de sus carreras, lo que puede ser tan beneficioso como girarse en su contra para precisamente evitar habladurías. Suspicacias a un lado, el film pese a ser un producto de calidad no consigue atrapar por completo la atención del espectador a través de una historia sencilla sobre la incomunicación con momentos de emoción contenida, pero narrada con un ritmo tranquilo y algo distante.

Publicado: 11/04/2008

Thousand-Yrs-of-Good-PrayerEl viejo Sr. Shi va a visitar a su hija a los Estados Unidos para ayudarle a superar su reciente divorcio, pero el encuentro de los dos después de tanto tiempo sacará a relucir sus diferencias culturales, de generación y de una relación familiar anterior no todo lo satisfactoria que cabría esperar entre un padre y una hija.

El film refleja muy bien el choque cultural a través de la mirada del anciano y también el de la incomunicación que surge entre dos personas que hablan el mismo idioma en contraprestación al entendimiento al que llega con una mujer iraní que se encuentra cada día en el parque. Destaca en este sentido y para reflejar lo difícil que resulta en ocasiones expresar nuestros sentimientos, la escena que ilustra el póster del film donde el viejo se sincera con su hija que le escucha desde la habitación contigua.

La película está bien narrada, está filmada con elegancia y simplicidad absoluta y resulta del todo entrañable, pero esa búsqueda de contar una historia de la manera más simple posible también la convierte en un producto que te deja la sensación de querer un poco más.

La acogida del público en San Sebastián no fue tan entusiasta como la de la crítica, pero de todas formas, este es un bonito film que está entre lo mejor que se pudo ver en el festival. Eso sí, imprescindible verlo en versión original (como todos, pero en este caso más por la utilización de los distintos idiomas con los que se comunican los personajes).

Daniel Farriol

Novedades en Septimovicio



Tags populares