Septimo Vicio - El cine visto desde otros t iempos

"Harry Potter y la Orden del Fénix" por Carlos Polite

Publicado: 13/07/2007

Quinta entrega del mago favorito de todos los niños. La verdad que resulta increíble ver como la gozan alrededor tuyo en el cine los retoños, que aguantan estoicamente las más de dos horas de metraje que dura cada una de las entregas. Aunque dicho sea de paso, el mago llega a este quinto episodio en plenas facultades y eso se agradece. Al igual que resulta estimulante como la saga ha ido oscureciéndose a raíz de la tercera entrega firmada por Alfonso Cuaron y que a mi juicio (o falta del mismo) comparte el honor de ser junto a esta última, lo mejor de la saga hasta la fecha.

A estas alturas intentar ganar adeptos para la causa resulta un tanto estéril. Quien haya seguido las andanzas del mago ya sabe más o menor lo que hay. En mi caso, que no he leído los libros, pues siempre logra sorprenderme y esta lo a hecho más que ninguna otra.

Las señas de identidad de la saga son bien claras, a saber, una factura técnica impecable, un director solvente y casi siempre competente y sobretodo una serie de grandes actores en roles secundarios que aportan una envidiable solidez a la película y hacen más llevaderas las casi siempre mediocres interpretaciones del máximo protagonista. En este apartado las incorporaciones de Imelda Stauton como la despreciable Dolores Umbridge y Helena Bonham Carter como la malvada Bellatrix Lestrange son de nuevo, y van, un acierto de casting para el elenco de secundarios.

En este caso el director elegido es David Yates, conocido más que nada por su labor en televisión, siendo ésta su primera película para el cine. No deja de ser curioso elegir un primerizo para una producción de estas características, pero tendré que decir que el acierto ha sido pleno. Primer punto a su favor y para mi gusto fundamental, acorta el metraje hasta unas ajustadas dos horas. Esto favorece a la historia, que no sufre apenas de las arritmias que padecían casi la totalidad de las películas anteriores de la saga. Reconozcámoslo, dos horas y media para una historia de estas características y siendo el público potencial infantil, es una barbaridad. Cumple con absoluta elegancia y encima lidia con el paso a la adolescencia de sus protagonistas, lo cual es complicado. Pero cumple con nota. Ninguna de las interpretaciones de los niños molesta y en eso seguro que algo tiene que ver.

También ayuda el hecho de que cada vez las historias sean más oscuras y se supone que terroríficas. Esto queda bien reflejado en un acto final que sólo puedo calificar de memorable y que consigue lo que hasta ahora no había logrado ninguna de las otras películas, tensión. La presencia de Ralph Fiennes como Voldemort impregna todo el metraje y promete ser, si cabe, más espectacular en entregas venideras.

Da gusto ver una saga en la que se han cuidado los detalles al máximo y que, con más altos que bajos, mantiene una calidad bastante notable. No estamos ante ninguna obra maestra ni desde luego será ésta una de nuestras películas de cabecera pero desde luego será un gusto seguir las andanzas del mago hasta sus últimas consecuencias. Incluso puede que me de por comprarme alguno de los libros.

Carlos Polite

Novedades en Septimovicio



Tags populares