Septimo Vicio - El cine visto desde otros t iempos

"Silencio desde el mal" por Carlos Polite

Publicado: 15/11/2007

Hace tres años James Wang sorprendió a propios y extraños dirigiendo una original y entretenidísima película titulada "Saw", posteriormente torpeada por tres infumables secuelas al servicio de los intereses económicos del estudio. Aquí repite género, terror, pero desde luego no resultados.

Desde que los de mi generación vimos "Poltergeist" en el cine, los muñecos y en concreto los payasos nunca han vuelto a ser lo mismo. Con aquella película quedó claro que las figuras creadas para el disfrute y risa de los más pequeños podían ser un foco de terror y de miedos profundos, generando un mal rollo cada vez que mirábamos el escaparate de una juguetería. En este caso son muñecos de ventrílocuo verdaderamente feos y que desde luego invitan a todo menos a la risa. Historia de fantasmas que vuelven de la tumba para vengarse de agravios pasados, en concreto una ventrílocua a la que le cortan la lengua y posteriormente asesinan los habitantes de un pueblo al acusarla de la desaparición de un niño. Ni que decir tiene que su venganza y la de sus muñecos será terrible.

Pues bien, esto da lugar a una película de terror con poco terror. Una cinta indudablemente bien rodada, con estilito, sabiendo crear atmósferas lúgubres a base de espacios oscuros llenos de sombras insondables, truenos que facilitan iluminaciones parciales y sobretodo, siendo el gran acierto del film, el silencio que se apodera de la pantalla cada vez que va a ocurrir algo sobrenatural. Es una lástima que tras esa elegancia formal nos quede otro topicazo más de este maravilloso género que pretende sorprender al espectador a pesar de lo verdaderamente predecible de su final.

Llena de personajes desdibujados ya vistos una y mil veces en las peores muestras del género (hasta cuando tendremos que aguantar al secundario cómico de turno soltando frases fuera de lugar en momentos de tensión), de lugares comunes, de golpes de efecto que ya no causan tal efecto, en definitiva, de originalidad. Que ojo, el hecho de que la propuesta no sea original no quita para que el producto pueda ser del todo digno y eficaz. Para muestra un orfanato.

Por mi parte deposito mis esperanzas en el próximo estreno de «Rec», cuyo trailer me ha causado más sobresaltos que los 90 minutos de esta perfectamente evitable película.

Carlos Polite

roberto en 07/03/2008

bueno es impresionante!!

Rory en 16/11/2007

Me a gustado aunque me da un poco de rabia el final.

Novedades en Septimovicio



Tags populares