Septimo Vicio - El cine visto desde otros t iempos

"Los falsificadores" por Carlos Polite

Publicado: 18/03/2008

A la chita callando va y resulta que una coproducción autríaco-alemana de la que poco o casi nada se sabía por estos lares acabó alzándose contra casi todo pronóstico con el Óscar a la Mejor Película Extranjera de Habla no Inglesa. Nueva vuelta de tuerca al tema del genocidio judío en la Segunda Guerra Mundial que tantas y tantas películas nos ha brindado a lo largo de la historia. Un absoluto género en sí mismo al que ya resulta un tanto difícil acercarse de una manera diferente y novedosa. Sin ser ninguna obra maestra o una película que quede en el recuerdo como otras de temática similar, este film logra acercarse de una forma solvente, creíble y en algunos momentos francamente emocionante.

Basada en hecho reales (como no), cuanta la historia de un falsificador de ascendencia judía que tras ser detenido antes de la guerra acaba primero como pintor de retratos de altos cargos alemanes y finalmente en una de las operaciones más secretas de la contienda. Concretamente como encargado y responsable de la labor de crear libras y dólares falsos con la finalidad de inundar el mercado y hundir la economía de Inglaterra y EEUU. Esta temática se convierte no tanto en una coartada para mostrar de nuevo los horrores de la guerra (que los muestra), como en una disección de la moral y la ética de aquellos que sobrevivieron y de la manera en que lo hicieron. ¿Vale todo con tal de sobrevivir al horror que supuso para millones de judíos la Segunda Guerra Mundial o no merece la pena seguir respirando si por el camino dejas tu alma y tu sentido de la integridad?. Nada mejor que un personaje como el falsificador protagonista para poner en liza tal temática. Un personaje en principio desagradable, distante, callado y pragmático, pero también leal y finalmente concienciado.

No en todo momento se logra el equilibrio perfecto entre la propuesta y sus imágenes. En alguna ocasión el discurso resulta un tanto evidente y de trazo grueso para enfatizar el dilema que se sufre entre muerte o vida a cualquier precio. Sin embargo hay momentos en que ese equilibrio resulta tan aterrador como preciso (véase la conversación entre el protagonista y su captor en casa de éste último o el drama de uno de los trabajadores que recibe una muy desagradable sorpresa y sus dramáticas consecuencias). Todo se pone en imágenes con sobriedad y colores apagados, casi dando la sensación de un falso blanco y negro, haciendo que el horror y el drama estén presentes la mayoría de las veces por medio de planos en off, sugiriendo lo que pasa al otro lado de ese barracón en el que los judíos válidos se afanan en su tarea falsificadora.

La labor en todos los apartados resulta encomiable. Una dirección precisa y sin efectos de cámara que en la mayoría de las ocasiones no son más que mero onanismo, un guión medido y bien trabajado que a pesar de nos ser redondo en el desarrollo de alguno de los personajes, sí lo es a la hora de retratar a un protagonista excelentemente interpretado y que fue merecidamente premiado en el Festival de Valladolid. Muchas razones para acercarse a ver esta película que ha llegado sin ruido a nuestra cartelera y seguro se hará con un merecido hueco en la agenda de mucha gente, con el mérito añadido de acercarse de una manera fresca a una cuestión tan manida.

Carlos Polite

Novedades en Septimovicio



Tags populares