Septimo Vicio - El cine visto desde otros t iempos

"Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal" (dos opiniones positivas)

A pesar del regusto agridulce que "Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal" ha dejado en muchos nostálgicos y seguidores de la saga creada por Steven Spielberg y George Lucas, J.p. bango y Jesús Lens nos ofrecen en sendas reseñas buenas razones para darle una oportunidad y disfrutarla como merece.

Publicado: 25/05/2008

La cuarta de Indi: ¿latigazo o gatillazo?

No es mía la expresión, que conste. La leí en un foro de Internet. Tras presentarse en Cannes, la crítica se dividió en dos. Por una parte, la que entró en el juego planteado por el equipo artístico encabezado por Lucas y Spielberg. Para esta facción, “Indiana Jones y la calavera de cristal” es un latigazo.

indianajonespicpic2

Sin embargo, para los críticos más sesudos, esta cuarta entrega de las aventuras del arqueólogo más famoso de la historia del cine es un gatillazo total y la película es un fiasco. Lo que a mí me gustaría saber es lo que opinan los sesudos gatillazos de la trilogía primigenia, pero bueno, tampoco hay que hacerle mucho caso a esa facción de la crítica que gusta de convertir el cine en un ejercicio de sufrimiento y expiación para el espectador.

Para mí, digámoslo ya, esta aventura de Indi y la calavera de cristal es un cañón. Obviamente, se le pueden poner pegas, pero la incógnita sobre este regreso se ha despejado de forma más que airosa para todos: un guión bien cerrado, un elenco artístico bien compensado, una dirección adecuada y una sólida producción. En la puntuación final, le pondremos un 8.

Y, a partir de aquí, quiénes no hayan visto la película y sean amantes de llegar a la proyección de la misma sin saber nada del argumento, que dejen de leer. ¿Vale?

Vamos allá. A partir de aquí lees bajo tu responsabilidad ¿vale?

¡La edad de los personajes es uno de los temas recurrentes del guión de la película. Sabiendo que una de las posibles críticas a que se iba a enfrentar este Indi era la improbabilidad de creernos a un hombre de acción de sesenta y pico de años, a lo largo del metraje son continuas las alusiones a su vejez. Desde el principio, las canas y las arrugas se apoderan del rostro del doctor Jones y la secuencia inicial, que ya fue publicitada en el tráiler, nos lo presenta volando con su látigo, pero de una forma tan torpe que le hace errar en el lugar de aterrizaje. Diríamos que los guionistas han optado por aquello de “Más sabe el diablo por viejo que por diablo”.

Otra apuesta de la Calavera de Cristal: las referencias continuas y constantes al cine de aventuras de siempre. Desde la propia saga de Indiana, con ese vistazo al Arca de la Alianza, por ejemplo, a “Tarzán de los monos”, “El Mundo Perdido”, “La reina de África”, las películas de espadachines de Errol Flynn o Burt Lancaster y la propia “Apocalypto” de Mel Gibson.

Impresionante la contextualización histórica y temporal (Guerra Fría yanqui-soviética) con que arranca la película, en el desierto de la Nevada estadounidense, con ese pueblo fantasma lleno de figuras de cera que se verá arrasado por una explosión nuclear, en una secuencia excelente y espectacular, que conecta con el fascinante y arriesgado desenlace con que se cierra la aventura de la calavera cristalina. Por cierto, lo de Indi y el frigorífico, ¿tiene algún doble sentido sobre haber tenido al personaje en la nevera durante más de veinte años, para resucitarlo fresco y en buena forma?

Lo que más me ha llamado la atención ha sido que, después de hablarse de Excalibur como uno de los posibles objetivos investigadores de Indiana, o incluso de la propia Atlántida, el mítico continente perdido, la historia haya adquirido tintes paranormales para, a través de unas desconocidas y aparentemente poco interesantes calaveras de cristal precolombinas, optar por caminos propios de ese milenarismo tan de moda en el cine, la televisión y la literatura. Con reminiscencias de “Encuentros en la Tercera Fase” y la propia”Inteligencia Artificial”, podríamos decir que estamos ante un compendio de buena parte del cine de Steven Spielberg.

indianajonespicpic3

Sólo que, lo que podría haber resultado un gazpacho indigesto, resulta de lo más fresco y refrescante. La persecución en coches blindados y tanques que acontece por la selva y que después sigue por el Amazonas, en barca, es espectacular. La huída en moto de la Universidad, de lo más resultona (con el bueno de Marcus ganando batallas, aún después de muerto, que la pluma le sigue pudiendo a la espada). La mala de película está a la altura de lo esperable y el hijo de Indi (¡ya te dije que no leyeras si no habías visto la peli!) no resulta del todo cargante y ese final conservador, en la iglesia, cuando Harrison Ford le quita el mítico sombrero de las manos a su heredero, cuando está a punto de ponérselo, es un canto a la esperanza y la posibilidad de que sí. De que todavía haya más aventuras del auténtico, único y verdadero Indiana Jones.

Lo mejor: Que el personaje ha envejecido la mar de bien, que la película tiene ritmo y que lo pasamos en grande viéndola.

Lo peor: la falta de carisma de la calavera de cristal como objeto perseguible por Indiana.

Valoración: 8

Jesús Lens Espinosa de los Monteros

Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal, por J.P Bango

Indy envejece, como nosotros. También lo hace Harrison Ford a pesar de los esfuerzos del Bótox, o Karen Allen, tan vivaz y divertida como en En busca del Arca Perdida pero con la mirada puesta en el crepúsculo en los planos desenfocados, quizá rememorando tiempos mejores, por ejemplo su magnífica composición en Starman, la cinta más incomprendida de John Carpenter y que acabó por condenarla al olvido. El que no envejece nunca es Spielberg para júbilo de todos nosotros, y para júbilo de la cuenta corriente de sus productores, cómplices subsidiarios de un modo de entender el espectáculo cinematográfico que aún no tiene seguidores, aunque sí imitadores incapaces de comprender la esencia misma de una historia como ésta. Que es la misma que define nuestros recuerdos, por cierto. Es como si nosotros, espectadores adictos a la melancolía, volviéramos a ser lo que éramos gracias al Cine. En particular, a esta película cuyos primeros compases (melódicos y modélicos) nos introducen, a golpe de látigo e impostura, en nuestros años de preescolar, y un poco más allá, en aquella edad maldita en que solamente los héroes de las películas conseguían salir airosos de los reveses existenciales que brindaba la vida.

indianajonespicpic4

En fin, no debemos considerar esta cuarta parte como bastarda por estar pasada de años o de efectos especiales, o por haber despedido al bueno de Frank Darabont que, a buen seguro, habría concebido una historia mucho más lustrosa que esta colección de clichés y arquetipos, de lugares comunes de un género que la trilogía antigua había glorificado ya, y para siempre. Debemos considerarla, eso sí, un acto de nostalgia, presto y dispuesto para una comunidad de seguidores entusiastas que, por un día, necesitan volver a sentir lo que una vez sintieron, por melancólico que sea su designio, y de otros, que ya habrán adivinado que sucedáneos insustanciales como La Momia o La Búsqueda, le deben todo al personaje creado por George Lucas, del mismo modo que éste le debía lo mismo a Flash Gordon o a James Bond, o a los seriales que animaron su infancia.

En este marco, ya lo digo: más jamesbondiano que nunca, son los soviéticos y no los nazis (a pesar de los esfuerzos de Darabont en este sentido) quienes asumen el papel de malo. De hecho, los mejores momentos de la película los protagoniza el propio contexto en el que se ubica, llegando al paroxismo en esa huida (a lo Harold Lloyd) donde los agentes de la KGB se topan con una manifestación anticomunista. Y por supuesto, no debemos olvidar a Cate Blanchett, que se adueña de la función en su papel no de villana sino de antagonista, una parapsicóloga stalinista al mando de una investigación cuya naturaleza haría estremecer de placer al mismísimo Hellboy. No es la única referencia actual que encontramos en esta película (Stargate, La momia 2, Expediente X: la película), pero sí la que más nos sorprende, más y cuando el propio Spielberg ya se había acercado al tema, con brillantez, en Taken (Abducidos).

indianajonespicpic5

Y es que lo que menos importa aquí es la historia (divertida, cimbreante, excesiva) sino la vuelta de un icono, con heridas pero íntegro, más acompañado que nunca a pesar de que sus mejores momentos (como la fabulosa huida del principio) los siga viviendo en solitario, embriagado por las canas y por las cicatrices, acaparando para sí los chistes sobre la edad que antes habían sido exclusivos de Sean Connery, con su sombra proyectándose sobre la pared, igual que antaño, si bien esta vez tras los focos no se oculta Douglas Slocombe sino Janusz Zaminski, que es igual de brillante pero más artificioso. Quizá sea éste el más estimulante de sus ganchos, pero no el único. Lo mejor es comprobar que lo de siempre (su ritmo, su comicidad, sus guiños cinéfilos) siguen funcionando con Ford y no lo harían con ningún otro, como bien demuestra su gag final.

Porque, en realidad, El reino de la Calavera de Cristal no es sino otra montaña rusa, repleta de chispa y aventura, que nos devuelve lo mejor del Cine de Spielberg, desposeído de anclajes melodramáticos y/o ajustes de cuentas particulares, que es capaz de concebir el espectáculo sin otra excusa distinta al divertimento, con la delectación como indiscutible elemento motivador, aunque esto suponga, como ocurría en El Templo Maldito, renunciar a la verosimilitud o a la lógica. Como en aquélla, ésta es su mejor baza. Lo peor es que la historia importa más a los personajes que a los espectadores y esto sorprende en una saga donde el argumento nunca importó lo más mínimo. También sorprende, y mucho, el protagonismo otorgado al personaje interpretado por John Hurt, de cariz absurdo y conducta insoportable, que salva al resto del grupo de vez en cuando con argucias deux ex machina y ofrece explicaciones irrisorias que nadie pide, ni necesita. Menos una historia como ésta, poseedora, claro que sí, de un final delirante, como no podía ser menos, tan carente de emoción como cargado de efectismos, una conclusión más que mejorable que, sin embargo, apenas si desluce las sensaciones, la mayoría de ellas satisfactorias, que dimana la última película de Steven Spielberg.

No dejéis que se os la cuenten.

Lo más destacado: los guiños referenciales.

Lo menos destacado: sin entrar a valorar la idoneidad de su macguffin: la total ausencia de emoción en el tramo final de la cinta.

Calificación: 7,5

J.P. Bango

KrS en 25/06/2008

Q chvr esta peli

Andrés en 04/06/2008

Ayer entré al cine con todas las expectativas de revivir a mi héroe de la infancia, y salí totalmente desilucionado y hasta asaltado. Todavía no entra en mi cabeza cómo pueden haber arruinado una historia que perfectamente cerraba la última cruzada... pero no, las ganas de hacer aún más dinero fueron más fuertes.
En el comentario anterior Coann afirma que "25 años después, no puedes pretender hacer una peli de la misma calidad". Precisamente por ser 25 años después, uno se imagina que la película sería mucho más analizada en lo que es guión desde el vamos, y ni hablar de lo que se trata de efectos especiales.
Sinceramente, y con todo el amor del mundo que tengo al personaje de Indiana Jones, debo decir que esta película no llega ni a la altura de lo que fue en su tiempo. Es más, raya con la mediocridad, ridiculez y extremo deseo de gastar dinero (y por su puesto, de ganarlo en consecuencia).
Desde el inicio de la película con esas tomas ridículas con animales que rayan con el cine de animación de dreamworks, la escena imposible de supervivencia a una bomba nuclear dentro de una heladera, pasando por la incorporacion de culturas totalmente extravagantes (que superan en payasadas a la fantasía siquiera de La Momia y ni hablar de La Momia regresa), hasta culminar en un desenlace con extraterrestres!!!!! Ni el propio Ed Wood podría haber hecho una combinación taan bizarra como imaginable. No quiero ni tocar el tema de la serpiente, o el de las caídas en el vehículo anfibio, o los cliché totalmente sin sentido y demasiado obvios.
Estoy indignado. Hubiese preferido dejar la trilogía intacta. Con todo respeto Indy, no vuelvas, y solamente quedate con esa última cabalgata hacia el horizonte...

Coann en 01/06/2008

La película no es mala, el tema es que como dijeron antes, se esperaba muchísimo posiblemente hicieran la peli q hicieran siempre le quitaríamos "contras"
Es buena peli en general, pero como es lógico, 25 años despues, no puedes pretender hacer una peli de la misma calidad, es prácticamente imposible q una pelicula por muy buena q sea, pueda ser de la misma calidad de la anterior trilogía, pq simplemente son perfectas.
El papel q hace, es muy digno, posiblemente lo mejor de la película.
Hay temas q no me gustan, por ejemplo la temática ovni es algo q no me gustó q la metieran en indiana, pq se vé algo muy "forzado" me hubiera gustado más un tema tipo antlántida o algo así.
A la peli le doy un 8

Morzongo en 29/05/2008

A mí también me gustó bastante. No es el peliculón del año, está claro, y el final podría haber sido bastante mejor y menos fanfarriero, pero sigue siendo Indy, sigue teniendo sus grandes escenas, sus momentos cómicos y el carisma intacto.

J. P. Bango en 27/05/2008

Lucas se siente tentado por el lado oscuro, continuamente. Lucha por desprenderse de él, por eso concibió la segunda trilogía galáctica, como una especie de ajuste de cuentas para consigo mismo. Pero, al igual que Darth Vader, Lucas no puede rehuir esta naturaleza y acaba inmersa en ella, preñado de "oscuridad" y sin posibilidad alguna de salir de ella. Esta es una enfermedad propia de los productores, como os podéis imaginar.

Evidentemente, el final de esta película nos confirma esta idea. Pero lo que viene antes, en particular la soberbia actuación-sinergia de Harrison Ford, ya es suficiente para no menospreciarla.

Yo hubiera cambiado el personaje de Marion por el de Aux. Hubiera sido divertido ver a Indy tratando de recuperar la memoria de su amor platónica al mismo tiempo que trataba de descifrar el macguffin...

Indy en 27/05/2008

En realidad la pelicula no esta tan mal,lo que ocurre es que ha pasado tanto tiempo y se ha creado tal espectativa ante esta pelicula que todos esperábamos que iba a estar a la altura de "En Busca del arca perdida",cosa que obviamente era imposible de conseguir,y por eso quizá ha mucha gente le ha decepcionado un poco.Aunque sí es verdad que a la película le ha faltado,sobre todo al final,algo más de emoción y alguna escena de acción,como un enfrentamiento final con Irina.De todas formas,si no se es muy exigente,se puede pasar un buen rato.

Ruben en 27/05/2008

Yo creo que la culpa como decía Carlos Polite es del Lucas que ha metido demasiado las "zarpas".

el arca perdida en 27/05/2008

la peli ha sido un fracaso , tres maravillas de peliculas y mira lo que han hecho, este lucas es peor que pato de la warner , hizo un fiazco con las guerras de la galaxia y ahora le toco al probre de Indiana , que tiempo aquellos los 80,s y 90,s

Novedades en Septimovicio



Tags populares