Septimo Vicio - El cine visto desde otros t iempos

"Ocean's thirteen" por Carlos Polite

Publicado: 28/06/2007

Tercera entrega de los ladrones más glamourosos de la pantalla grande. Supongo que hacer coincidir las agendas de todos los que trabajan en esta película habrá sido más complicado que rodarla en sí mismo.

Poco nuevo bajo el sol de Las Vegas. Tras el absoluto engendro que fue la segunda entrega, la verdad es que da gusto volver a ver a estos personajes en su hábitat natural, los casinos de Las Vegas, sin que la película sea nada especial. En esta ocasión la cuestión es personal y el villano de la película es el señor Al Pacino, haciendo gala en algunos momentos de su arsenal de tics mundialmente conocidos.

Aquí no se trata de realizar ningún estudio de personajes. Nada más lejos de eso. Lo que tenemos es un conjunto de estrellas, a cada cual más guapa, que tiene su momento de lucimiento en una trama de robos más o menos bien urdida, pero muy inferior a la espléndida primera parte. La razón de existir de esta película no parece que vaya más allá de la pura autocomplaciencia de quienes la han realizado. Y en este punto es donde se encuentra su mayor virtud y su peor defecto. A todos nos gusta ver a semejantes estrellitas juntas en una película de entretenimiento puro y duro, pero sus artífices se piensan que con eso ya vale, que basta con poner a sus guapetones delante de la cámara poniendo cara de pan para resultar graciosos y para que el personal disfrute. Pues mire, sí, a veces funciona, pero no siempre. Esto hace que la película sufra de una falta de ritmo considerable en algunas ocasiones e incluso que el tedio se apodere de ella en no menos de una ocasión. Si a ello unimos e hecho de que el robo tampoco es ninguna maravilla, pues la propuesta no pasa de ser muy justa.

Eso sí, está rodada por Soderbergh con su elegancia habitual y su gustos por el contraste de colores en la fotografía, que vuelve a firmar él mismo bajo un seudónimo. No deja de ser un trabajo fácil que dudo que le haya costado mucho o le haya supuesto algún reto. Aunque no hay nada de malo en pasárselo bien de vez en cuando, aun cuando sea un pasatiempo de 100 USD.

En definitiva, quienes disfrutaron con la primera como yo, será una experiencia mínimamente satisfactoria y poco más. Un entretenimiento hueco que se olvidará al poco rato de salir de la sala del cine, pero sin la sensación de haber perdido dos horas de su vida.

Carlos Polite

Novedades en Septimovicio



Tags populares