Septimo Vicio - El cine visto desde otros t iempos

"Alatriste" por David López

Publicado: 01/09/2006

No, sinceramente no me gusta el cine español que se hace hoy en día. No me gusta porque se está llegando a una épica de la estupidez a rebosar con comedias banales y dramas superfluos. ¡Maldito cine español! Maldito porque lleva consigo su propia maldición: él mismo. Nuestra producción parece destinada a la autodestrucción una y otra vez en círculo vicioso.

El único crédito que ya estaba dispuesto a conceder recaía sobre el "Alatriste" de Agustín Díaz Yanes, la tan magnificada mayor realización de la historia de nuestro cine.¡24 millones de euros presumían exaltados algunos titulares! Pues ahí apareció una vez más esa amarga sensación, que en el fondo es una de las grandes maestrías del film, la de reflejar como nadie una España decadente y sombría en la que mientras unos se llenan los bolsillos otros sacan pecho por salir adelante.

El film sufre de grandes males sin duda. El intento por condesar al máximo la obra de Reverte conduce las aventuras del recio y austero Alatriste por la senda de un guión desestructurado y lleno de altibajos, dañado por un montaje un tanto desafortunado, que resulta, por ejemplo, en una primera media hora tan poco creíble y caótica, amen de que Yanes no acaba de dominar por completo las escenas de acción.

No seré yo quien niegue sus virtudes, pues a pesar de lo anecdótico en muchas ocasiones de los episodios narrados, habrá lugar para estampas logradas de la España del siglo XVII, arruinada en su propia miseria. En cuanto a los actores, más allá de la indiscutible presencia del gran Viggo Mortensen, los hay sobresalientes, caso de una fantástica Ariadna Gil, y los hay correctos como Javier Cámara o Eduardo Noriega, pero jamás conseguiré creerme a Juan Echanove como Francisco de Quevedo. Y lo de Blanca Portillo a un servidor le parece vergonzoso.

Así que aquí está, otra vez la historia de lo que pudo ser y no fue. Porque los hallazgos de la película no dejan de hacerme pensar en lo que podría haber sido un relato bello y sincero, y sin embargo se queda en fresco histórico interesante pero falto de corazón, porque ni tan siquiera ese último Tercio de Flandes abocado a la muerte despierta en mí la emoción buscada.

DAVID LÓPEZ GONZÁLEZ

Novedades en Septimovicio



Tags populares