Septimo Vicio - El cine visto desde otros t iempos

"El libro negro" por David López

Publicado: 18/02/2007

Gran noticia la vuelta al cine de Paul Verhoeven, un autor casi siempre estimulante y personal que no hacía nada desde «El Hombre Sin Sombra», allá por el año 2000. El fracaso de esta última película parece ser que marco su exilio de tierras americanas y la vuelta a sus orígenes Holandeses. Pues bien venido sea, ya que esta vuelta a tierras europeas nos depara una magnífica película.

Película bélica enmarcada en los últimos compases de la segunda guerra mundial en Holanda y en la lucha que la resistencia de dicho país realizaba contra el régimen nazi imperante. En este contexto se enmarca nuestra protagonista, una muchacha judía a la que una tragedia personal mete de lleno en lucha.

Es curioso. Un servidor ha visto un montón de películas bélicas, siempre ha sido un género que me ha gustado mucho. Y es muy complicado ver algo que resulte verdaderamente novedoso. Pues el Libro Negro lo es. Resulta emocionante en casi todo momento y novedosa a pesar de no serlo. Todo ello nace de un guión modélico que crea una trama de traiciones, camaradería y amores en la que ni los buenos son tan buenos, ni los malos tan malos, salvo excepciones. Aquí es donde se lanzan los mayores dardos envenenados de la película, ya que no se presenta una imagen idílica de la resistencia ni de sus componentes. Lo mismo respecto a los liberados, quienes no tienen ningún problema en degradar con saña a aquellos que consideran responsables de sus anteriores sufrimientos.

La galería de personajes no tiene desperdicio y absolutamente todos están definidos a la perfección. Incluso los personajes más repulsivos tienes detalles que los humanizan y los hacen creíbles más allá del mero cliché (la afición musical del detestable oficial Framke). El casting es sensacional. Se puede gritar sin ningún género de dudas que ha nacido una estrella, Carice Van Houten. Un portento de actriz que le da a su personaje protagonista una mezcla de fortaleza, debilidad y sensualidad sencillamente maravillosa. Sencillamente enamora al público. Los secundarios de lujo y el hecho de que por aquí no se les conozca, hace que veamos más al personaje que al actor, lo cual se agradece.

Pero detrás de todo está el señor Verhoeven. Su dirección medida, realista y cruda en esa forma tan suya de mostrar la violencia, aunque sin recrearse nunca en ella. No deja apenas que el ritmo decaiga en sus casi 150 minutos de metraje, lo cual es muy complicado. Una muestra muy clara de que comercialidad y cine de entretenimiento no tienen por que estar en absoluto reñidos. En este caso la fusión es casi perfecta.

Novedades en Septimovicio



Tags populares