Septimo Vicio - El cine visto desde otros t iempos

"Iron Man"

Comienza la temporada de superproducciones veraniegas. No voy a negar que siempre la espero con expectación a pesar de la rotunda ausencia de calidad de la mayoría de ellas. «Iron Man» inicia las hostilidades, ya que me niego a catalogar de película el atentado fílmico que supuso «10.000». ¿Estamos ante una obra maestra?, rotundamente no. Además tampoco lo pretende. ¿Estamos ante una de las mejores translaciones a la pantalla de un comic?, rotundamente sí. Las cotas de diversión que alcanza en algunos momentos del metraje será difícil verlas a lo largo de casi todo el periodo estival, así que aprovechen, eviten una hora punta para evitar a los tropas de diez añeros que poblaran las sesiones de tarde y disfruten.

Publicado: 11/05/2008

IRON MAN

IRON MAN

IRON MAN

IRON MAN

Son muchas las razones que hacen de este producto una experiencia ampliamente satisfactoria, pero una de ellas sobresale sobre todo el conjunto.Robert Downey Junior. Ya era hora de que alguien le diera una oportunidad para demostrar que es capaz de sostener con su carisma una superproducción de millones de dólares. Elección arriesgada sin duda, pero finalmente certera, ya que su presencia y saber estar hacen que en algunos momentos te olvides de lo demencial de algunos pasajes (el comienzo en Afganistán, tan ridículo como finalmente divertido y espectacular). Siempre he tenido una simpatía especial por este actor que ha merecido mejor suerte de la que ha tenido. Su completa recuperación le habré las puertas de la fama de la mano de una franquicia que dará muchos millones. Por cierto, todo aquel que aún no las haya visto, a recuperar «Zodiac» y «Kiss, Kiss, Bang, Bang». Sus diálogos son divertidos y su personaje está perfectamente definido y mejor caracterizado. Lo mejor que se puede decir es que se hará difícil imaginar a cualquier otro actos interpretando este personaje.

Pero hay aún más razones para ir a ver la película. Su dinamismo es abrumador y eso desde luego no solo es merito del departamento de efectos especiales, por cierto absolutamente espectaculares, sino porque detrás de la cámara hay un director que sabe lo que se hace y sabe como dar al público algo que valga el precio de una entrada. Este señor atiende al nombre de Jon Favreau, actor, director y ocasional guionista. A modo de curiosidad tiene a su cargo en la película el papel de chofer guardaespaldas del protagonista. En este caso se ha olvidado del oscurantismo que ha caracterizado alguna de las más recientes adaptaciones del comic (por favor no entender esto de manera despectiva) y apuesta por un producto colorista más cercano a «Superman» que a la igualmente soberbia «Batman Begins», consiguiendo una película que se disfruta por cualquier espectador que entre en el cine sabiendo que va a ver una de superhéroes. Siempre nos encontraremos al típico maula que dirá que es una fantasmada, peor para él.

Pegas haberlas las hay. El resto de personajes quedan un tanto desdibujados frente al protagonista principal, pero esa sensación de desaprovechamiento queda parcialmente disipada al poner en tales roles a actores que van de lo extraordinario, Jeff Bridges haciendo de villano de la función, hasta lo muy bueno, Gwyneth Paltrow como la chica y Terrence Howard como el gran amigo. Supongo que estos últimos serán mayormente profundizados en entregas venideras. Aunque todo ello resulta pecata minuta en medio de un resultado francamente óptimo.

Carlos Polite (cpolite @ septimovicio.com)

Novedades en Septimovicio



Tags populares