Septimo Vicio - El cine visto desde otros t iempos

"La vida de los otros" por Asier Abio Olazar

Publicado: 22/05/2007

República Democrática Alemana, 1984. Gerd Wiesler, capitán de la Stasi, agencia de espionaje compuesta por 100.000 agentes y 300.000 informantes, con una intachable trayectoria de fidelidad al país, recibe órdenes de vigilar al prestigioso escritor Georg Dreyman. Tras una escucha ininterrumpida Wiesler se adentra en la intimidad de la relación entre el escritor y la actriz Christa-Maria Sieland y comienza a vislumbrar una nueva realidad que no le dejará indiferente.

Dreyman goza de cierta reputación artística en el país, pero no es ajeno a la supuesta lista negra que condena al ostracismo más absoluto a los artistas contrarios al régimen. Tanto él, como Christa-Maria se debaten entre los motivos profesionales que dan sentido a sus vidas y las ideas políticas en las que creen, pero les impedirían seguir trabajando en sus respectivas carreras artísticas. Asimismo, estas profundas dudas personales vienen también condicionadas por los motivos sentimentales que les unen y el miedo a perderse el uno al otro. Ellos desean liberarse y contarse sus preocupaciones, pero debido al control y a la vigilancia a la que está sometido el país es preferible guardar celosamente cierto grado de intimidad que evite que nadie salga perjudicado por la información que podría saber.

Wiesler, con una atenta escucha, se ve más y más atraído por la pureza de sentimientos que desprende la pareja en el interior de la casa hasta el punto de verse forzado a interactuar y participar en ese entorno. Encuentra un nuevo sentido a todo lo que le rodea, a pesar de que con ello se enfrenta a sus superiores y, por consiguiente, se cuestiona a sí mismo.

"La vida de los otros" es una película de personas que dicen más con sus silencios que con meras palabras, incapaces de mostrar mínimamente las inquietudes que les mueven.

Florian Henckel von Donnersmarck, guionista y director, pone el corazón encima de la mesa para mostrarnos la vida misma en cada fotograma de las 2 horas y 20 minutos que dura este viaje interior. Y el reparto, encabezado por un soberbio Ulrich Mühe, proporciona una mayor profundidad a esta historia de múltiples e interesantes lecturas, pero que apunta hacia una única inquietud común a todos los mortales, la duda entre lo que se debería hacer y lo que se desea hacer. ¿Qué es lo que debo hacer? ¿Qué es lo que está bien?

Decidir algo, sabiendo lo que nos puede suponer y, a pesar de ello, ser capaces de llevarlo a cabo. Querer, intentarlo y confundirnos. Eso es lo que nos hace humanos.

Asier Abio Olazar

Novedades en Septimovicio



Tags populares