Septimo Vicio - El cine visto desde otros t iempos

Quantum of Solace (007)

Resulta de lo más curioso leer los comentarios y críticas suscitados por esta nueva entrega de James bond, normalmente asociados a las comparaciones respecto a su antecesora «Casino Royale», con la que parece ser sale perdiendo por goleada, así como con la extraordinaria saga «bourne».

Publicado: 28/11/2008

Visto desde este punto de vista, «Casino Royale» aparece elevada a los altares como la quintaesencia de la saga, siendo la que aquí ocupa un paso atrás. Valiente chorrada. Para empezar, «Casino Royale» efectivamente era una excelente reescritura y puesta al día del mito Bond, en primer lugar por estrenar actor en la franquicia y en segundo y no menos importante por hacerlo más áspero, visceral y contundente, en definitiva, más realista (léase esto último bien entrecomillado por favor). Sin embargo, a la vez venía aquejada de una duración desmesurada y de unas secuencias de amor que causaban el más horrible de los sonrojos. En cuanto a su comparación con la saga «Bourne», si alguien me da una convincente razón sobre que tiene eso de malo se lo agradeceré.

Otra de las cuestiones que más críticas a suscitado es su guión. Que si poco elaborado, que si falta progresión dramática del personaje.....esto pasa de chorrada a soberana estupidez. A ver si ahora va a resultar que los guiones de las anteriores películas son grandes clásicos de la literatura universal o que Bond se haya caracterizado por ser un personaje complejo. Anda ya. Resulta que en esta nueva entrega es cuando más complejo e introspectivo se hace el personaje. Aquí lo que tenemos es a un Daniel Craig plenamente asentado en su papel, bien vitaminado y mejor mineralizado en la que es probablemente la mejor película de toda la franquicia. Esto desde luego lo digo sin que se me caiga la cara de vergüenza. Quien quiera recuperar al desfasado bond del Martini, la pose irónica y los gadgets fantasiosos y específicamente elaborados para resolver las secuencias de acción de la peli de turno, que se compre los DVDs de los anteriores y se de gusto al cuerpo. Esto es otra cosa, aquí se sangra, se suda y se sufre. En definitiva, la puesta al día del personaje se hace absoluta, un Bond adaptado a nuestro tiempo, donde todo resulta ingrato y esconde doblez. Y esto es absolutamente ideal para una historia de venganza por el amor perdido. Un dato curioso es que otra de las mejores películas de la saga también tenga la venganza como hilo conductor, me refiero a «Licencia Para Matar», del denostado y para recuperar Timothy Dalton.

Esta nueva entrega comienza a los diez minutos de haber terminado la otra. Tendremos que suponer que el desarrollo dramático del personaje no habrá sufrido ninguna alteración en estos últimos minutos de vida. Lo que nos depara es una búsqueda implacable de venganza que se mezcla con la intención del malo de turno de hacerse con los recursos acuíferos de Bolivia, para lo cual intentara poner en el gobierno al general comprado de turno. Tan elaborada como cualquiera de las anteriores películas. Con una diferencia, que cualquiera de las conversaciones que Bond mantiene con los personajes secundarios resultan del todo acertadas y con un peso dramático del que carecían las anteriores (de la que excluyo «Casino Royale»). Todo esto sirve de excusa para poner ante nuestros ojos una película de acción como pocas.

La elección del director resultaba un tanto arriesgada. Marc Forster siempre se ha mostrado como un camaleón para rodar cualquier tipo de género, dando obras verdaderamente notables cuando no sobresalientes, aunque en otros casos auténticas purrias como su última «Cometas en el Cielo». El encargo desde luego no se le ha hecho grande y su dirección resulta tan potente como la labor de montaje, emparentándola con la saga «Bourne» y ofreciéndonos algunas de las secuencias más memorables de la franquicia, no sólo en cuento a secuencias de acción se refiere, el momentazo de la opera de Tosca o el sobresaliente y emotivo final dan fe de ello. Todo servido en una hora y tres cuartos que no dan ni un solo respiro al espectador y que llegan muy lejos en su plena intención de entretenerlo.

Desde luego el camino emprendido resulta de lo más estimulante y el paso adelante dado tras la anterior entrega evidente y arriesgado. Se nota la intención de romper con casi todo lo anterior en un intento de humanizar a un personaje que se había acabado convirtiendo en una parodia de sí mismo. Quizá de ahí el homenaje a la mejor de las entregas de Connery, «Goldfinger», cuando el personaje asentó todas las claves del mito justo antes de convertirse en un gentleman finolis. Ojalá la cosa siga por el mismo sendero y la próxima entrega cierre lo que sería la primera trilogía de la serie y un punto y aparte para engrandecerla a unos niveles que jamás alcanzó.

Carlos Polite

Seguros de Hogar en 22/12/2008

Creo que es una de las peores peliculas que tiene ha se han realizado sobre Mr. Bonds, las peleas casi no se apresiaban, compararla con la versión anterior de James Bonds es simplemente imposible, o es que ya no recuerdan aquella escena donde lo torturan en la silla?

El critico en 05/12/2008

MaY!!! todos vayans al coñaso de su puta madre

Morzongo en 01/12/2008

A mí también me gustó, pero no me parece ni de coña la mejor de la saga. Tiene fallos importantes y se refieren sobre todo a cómo se cuenta la historia. Se supone que hay una compleja trama que nadie conoce en el MI6 y que abarca más de lo que nadie podría imaginar. OK. El problema es que luego no es tan compleja y para que lo parezca realizan una narración confusa.

Si bien me entretuve mucho con la peli, eso es lo que le pido a Bond y por eso me gustó, salí con la sensación de que o era tonto y me había perdido algo o simplemente metían escenas sobre la trama totalmente rebuscadas con cantidad de secundarios de medio pelo para que pareciese que había más de lo que se contaba.

De todas formas hoy es muy habitual comparar unas pelis con otras, más si se nota que se han usado como referencia. Ahora se lleva lo de hacer "realistas" los personajes que siempre han sido arquetípicos y casi de fantasía (caso de Batman, Hulk, Iron Man o este Bond). Todo lo que antes era claramente diferenciado de la realidad hoy se lleva al terreno opuesto, creo que es una cuestión de moda y también generacional, un reflejo de años de reality shows, de gente pidiendo autenticidad a lo que ve cada día en una pantalla. No me parece malo ni bueno, me parece simplemente acorde con los tiempos que corren. En ese sentido me parece una tontería criticar estas nuevas entregas de Bond simplemente porque no haya gadgets o porque en vez de Martini beba vodka. Menuda tontería.

anonimo en 01/12/2008

malaaaaaaaaaaaa esta porqueria de pelicula , empesando por el actor principal que no es pasra el papel el famoso daniel craig que tiene cara de boxeador, esta no es una pelicula 007 es de jason bourne de 007 aqui no hay nada, no exisen los gadgets, no estan todos los personajes, este tipo craig es un hombre frio y sin carisma, mata como un loco, las escenas de accion me dejaron mareado, pesimo guion, malos actores, ojala que se dejen de este rambo 007 y se vuelva al bond que queremos galan y con sus artilujios y ya no mas matones de protagonistas, nota para la pelicula menos - 0 MALAAAAAAAAAAAAAAAAA

ZenBossini en 30/11/2008

Por fin.... encuentro a otra persona mas que defiende esta película comno lo que propiamente es, una PELICULA, y no se dedica a despotricar de ella y a compararla estupidamente con la de bourne.

Te felicito, aunk no necesites que te felicite, por el comentario tan bien estructurado que pones aki, demuestra que has visto realmente la pelicula y que has entendido el argumento de cabo a rabo.

Por último, para aquellos que la sigan comparando con la de bourne, les recomiendo la pelicula Ronin, protagonizada por Jean Reno, de la que podria decirse que TODO lo que se ve en bourne se saca de ahí (y ya si nos ponemos a hablar de las persecuciones en coche o a pie ni te cuento ya), ya que a la gente le gusta comparar....

Novedades en Septimovicio



Tags populares