Septimo Vicio - El cine visto desde otros t iempos

"Una noche en el museo" por Carlos Polite

Publicado: 19/02/2007

Tengo que empezar diciendo que siempre me han gustado mucho las películas que se suponen van dirigidas a un público potencialmente infantil. Y sobre todo ese estreno navideño que se suponía lleno de magia y encanto y que antes de los multicines hacía que la cola para coger la entrada diese la vuelta a la manzana a pesar del invernal frío. Al ver el anuncio pensé que esta podía ser una de ellas, a pesar de estrenarse justo después de las vacaciones navideñas. Otro dato para el optimismo era la presencia casi siempre estimulante de Ben Stiller, Soy de los que disfruta y se ríe en esas películas dedicadas a su humillación y escarnio constante como «los padres de ella».

Pues bien, mi gozo en un pozo. Decir que la película es mala es quedarse corto. Es una lástima que hoy en día con muchos dólares, efectos especiales y un casting de cómicos famosos se piense uno que tiene la fórmula mágica para hacer una gran película o ser simplemente gracioso. Pues no. Resulta que cuando el guión es flojo, por no decir inexistente, la cosa se mire por donde se mire, apesta a rancio. Y es lo que le pasa a esta noche en el museo, su falta de ritmo y gracia resulta irritante, los gags no funcionan y a veces hasta se tiene una sensación como de vergüenza ajena. Ante tamaño horror Stiller hace lo que puede, que es nada. Todo resulta ñoño y trasnochado, bien pensado para darnos la enésima charla sobre la importancia de la familia y el afán de superación para recuperar cariños casi perdidos. Vale ya por favor, resulta insoportable.

Hablar en estos casos de la labor de dirección supone un imposible. No lo hay y punto. Lo único que existe es un equipo de efectos especiales encargados de darle algo parecido al ritmo a la película. Los niños se merecen algo más y creo que yo también. Gracias Pixar por dárnoslo.

Carlos Polite

Novedades en Septimovicio



Tags populares