Septimo Vicio - El cine visto desde otros t iempos

Liew Seng Tat: "Trabajar con niños cambió mi concepto como cineasta"

Galardonada con todos los honores en pusán o Rotterdam, "Flower in the pocket" se ha convertido en una de las cintas más comentadas y alabadas de este 2008. El realizador malayo Liew Seng Tat (Jinjang, 1979) visita el festival Cines del Sur para presentar a competición esta película en compañía del pequeño Wong Zi Jiang. poco antes de compartir con el público algunos pensamientos con respeto a su debut en el largometraje, el cineasta independiente ha contestado a algunas de nuestras preguntas.

Publicado: 02/06/2008

¿De dónde surge el título de la película?

Hace tiempo que leí un artículo sobre un periodista que durante un viaje descubrió en Japón una curiosa costumbre. El día de la madre se conmemora con flores. Según la tradición, se ofrecen flores de dos colores, el blanco que simboliza la muerte y el rojo la vida. A partir de aquel artículo, mi primera idea para “Flower in the Pocket” era la de dos niños tras la pista de esa figura maternal. Con el paso del tiempo me pareció más interesante que los niños ni siquiera tuviesen conocimiento de la existencia de ésta. Por eso la madre se convirtió en el trasfondo de la historia, el relato de dos niños que crecieron sin madre.

“Flower in the Pocket” supone uno de los puntos álgidos de la Nueva Ola del Cine Malayo. Producciones independientes en las que la cooperación entre realizadores es primordial. De hecho en el reparto descubrimos a James Lee, uno de los directores locales que mejor conocemos en Europa.

El grupo de cineastas independientes de Malasia es muy pequeño y somos todos amigos y compañeros de trabajo. Todos tenemos el mismo objetivo: rodar. Por ello es esencial el esfuerzo colectivo. Para financiar una película el presupuesto lo obtenemos a través de las aportaciones de otros realizadores. Por ejemplo, “Flower in the Pocket” costó alrededor de 40000 euros. Esa cantidad llegó de la mano de un amigo que ganó un premio en el Festival de Pusán. Él invirtió esa cantidad en mi película. Ahora mi film ya ha obtenido galardones importantes en Pusán y Rotterdam, y por ello pienso hacer lo mismo, invertir en otro film.

Supongo que el uso del formato digital responde a lo reducido del presupuesto, pero querría saber si también se ha sentido más cómodo con el mismo.
Es cierto, el formato digital me da más libertad y comodidad. Para los que empiezan, el digital es un paso adelante, una facilidad dada previamente. Hay menos barreras que superar. El formato en realidad no es tan importante, es sólo una herramienta, lo fundamental es el tema, la historia. Me gusta experimentar, y si ya he probado con el digital el próximo proyecto querría filmarlo en otro formato.

¿Dónde encontraste a los dos niños protagonistas? ¿Cuáles han sido las ventajas y las desventajas de rodar con niños?
A los niños los encontré mediante un casting que realicé en numerosas escuelas de Kuala Lumpur. Descubrí muchos niños con talento, algunos incluso habían aparecido en anuncios publicitarios. Pero me dejé guiar por las sensaciones, buscaba un niño normal. Me dejé llevar por mis impresiones y Wong Zi Jiang despertó cierto feeling en el equipo. Al verlo supe que era el niño que estaba buscando. En cuanto a las ventajas o las desventajas, yo creo que es el mismo concepto. Algunos directores afirman que es problemático rodar con niños e imponerles una disciplina de trabajo. Por eso tuve que aprender a ser más flexible y esto cambió por completo mi concepto como cineasta, mi forma de rodar una película.

Aunque algunos medios han comparado “Flower in the Pocket” con “Nadie Sabe” de Hirokazu Kore-edad, yo la sitúo más próxima a modelos europeos como “Los 400 Golpes”.
“Los 400 Golpes” y “Kes” de Ken Loach son dos cintas que siempre me impresionaron. En una y otra me sorprendía la actuación de los actores más jóvenes y me preguntaba cómo los realizadores conseguían rodar con ellos sin ningún tipo de problema.

Creo que hay una determinada escena de la película que se censuró en Malasia. Una escena en la que podemos escuchar a un predicador mientras los niños juegan con el perro.

Efectivamente, hay una escena de la película que tuve que modificar para que se pudiese estrenar en Malasia. La copia que vais a ver sin embargo no está censurada. Malasia es un país musulmán muy sensible a ciertos temas. La escena a la que haces referencia transcurre durante la tarde coincidiendo con el llamamiento al rezo y en imágenes vemos al perrito, que para los musulmanes tiene un significado tan negativo como el cerdo. Tenía que suprimir o la música o el perro. Tuve un problema técnico para quitar la música porque la registré junto al diálogo. Así que eliminamos al perro pixelándolo. Este incidente refleja la situación de nuestro país y lo torpe que es nuestro gobierno para solucionar este tipo de problemas. 

Entrevista y fotografía: David López

Traducción: Pei Yung Lin

Novedades en Septimovicio



Tags populares