Septimo Vicio - El cine visto desde otros t iempos

"Another Love Story": Romero y Julieta en las favelas de Brazil

Publicado: 02/06/2008

“Orfeu” de Carlos Diegues, sin resultar particularmente relevante cuando se estrenó hace ya ocho años, si que es uno de los precedentes claros e inmediatos de la cinta que ahora nos ocupa. Aquélla era una curiosa relectura del clásico shakesperiano “Romeo y Julieta” a ritmo de samba y carnaval que por supuesto se permitía un jovial guiño al mito grecorromano protagonizado por Orfeo y Eurídice.

Como en aquella ocasión, ahora Lúcia Murat retoma el texto del dramaturgo y poeta inglés para llevarlo nuevamente a un terreno que el cine brasileño ha situado en el primer plano del mapa cinematográfico y que insiste en el poder creador del arte (una fuerza prácticamente de signo amoroso) como medio para imponerse sobre las circunstancias calamitosas.

Recuperación de sensibilidad contemporánea de viejas fórmulas del musical-espectáculo hollywoodiense (“West Side Story”), “Another Love Story” traslada el romance al corazón de la Favela de Maré, un suburbio que como tan explícitamente plasmaba la aplaudida “Ciudad de Dios” está dividido por clanes enfrentados por el tráfico de drogas que luchan por expandir su influencia en la zona. No en vano Paulo Lins, autor de la novela que inspiró el film de Meirelles, firma conjuntamente con la realizadora el libreto de ésta.

Si bien Maré es uno de los lugares más violentos del planeta, también es posible, a través de la pasión por la música y el baile, un pequeño resquicio de esperanza para jóvenes cuyo futuro más probable acaba prematuramente en un ataúd. Jonatha (Vinicius D'Black) y Analidia (Cristina Lago) son esos amantes de Verona que Murat sitúa en un Brazil coetáneo, entre balazos perdidos, parentescos ensangrentados y corrupción en todos los planos de la sociedad.

Como si de una revisión política y social de “Fama” se tratase, Murat dota de ritmo y color a su tragedia (a la que no priva de su propio Coro Griego), alternando danza contemporánea, música clásica y explosivas cadencias hip hop y funk. Coreografías mejor o peor rematadas (los primeros minutos del film son francamente fantásticos) que aportan el compás narrativo al infausto crescendo de la historia, aunque su resolución no acabe por dibujarse bien del todo.

Sin embargo el principal destinatario de la película no es otro que el público juvenil, el único que puede sentirse realmente interesado por una propuesta que en el fondo ni renueva modelos ni aporta nada significativo al género más allá de la anécdota.

Novedades en Septimovicio



Tags populares