Septimo Vicio - El cine visto desde otros t iempos

"Funuke, Show Me Some Love, You Losers!": La familia, bien, gracias

Publicado: 03/05/2008

Inspirándose en la novela homónima de Yukiko Motoya, Yoshida Daihachi debuta como escritor y realizador cinematográfico (al menos en el terreno del largometraje) con “Funuke, show some love, you losers!”, una rabiosa comedia dramática de carrera triunfal en festivales de todo el mundo que nosotros hemos abrazado ya como una de las mejores producciones japonesas de la presente temporada.

AS-funuke_02web22Precedido por su notorio trabajo en el mundo publicitario, Daihachi da buena cuenta de su experimentada carrera en éste ofreciendo un producto puntero en el apartado técnico, con un acabado formal refulgente, donde las explosivas gamas cromáticas casan a la perfección con la folletinesca y furibunda cotidianeidad de la familia Wago. La avasalladora sensación de contemplar la encarnación en carne y hueso de un cómic enardecido e irreverente se debe efectivamente al excelente trabajo de su director y a su reparto, felizmente congratulado con una historia que remite directamente a las teleseries más delirantes y jocosas del universo televisivo nipón (no en vano encontramos aquí rostros conocidos que los fanáticos del dorama identificarán con facilidad).

Tras abrir el telón con un aparatoso y macabro accidente en el que fallecen sus padres (ferozmente gráfico, gato espachurrado incluido), los hermanos Wago se reúnen al completo después de una larga separación. Sumika, la hermana mayor (Eriko Sato, la estrella de la versión live action de “Cutie Honey”), regresa de Tokio, no tanto por el fallecimiento de los progenitores como por la escasez de fondos para mantenerse y continuar sus estudios en la escuela de interpretación en la que lucha por obtener la oportunidad que tanto ansía. Ya en Secundaria, Sumika aspiraba a marcharse a la capital con la esperanza de ser fichada por un director de prestigio que la lanzase al estrellato, pero la negativa de sus padres la obligó a conseguir dinero por vías más indecorosas. Aunque en el fondo su escaso talento no le augura un futuro demasiado prometedor. Caprichosa y estirada, Sumika culpa a su hermana pequeña Kyomi (Aimi Satsukawa) de su desastrosa situación. Tímida y reservada, Kyomi demostró precozmente su talento y su sensibilidad como guionista y dibujante de manga, y a pesar de ser galardonada con tan solo catorce años, airear las miserias de su disfuncional familia en sus viñetas se pagó demasiado caro. La llegada de su hermana mayor retrotraerá la revancha de antaño y Kyomi tendrá que alternar su trabajo de media jornada con los sádicos juegos de Sumika. Finalmente se nos presenta a Shinji (Masatoshi Nagase), sufrido hermanastro de ambas que desde hace años mantiene en secreto un tórrido romance con Sumika que ha motivado que su esposa (Haromi Nagasaku), una mujer ingenua, atenta y estrictamente servicial a la que conoció a través de una agencia, aún no haya disfrutado de los placeres de la vida limitándose a sus obsesivas tareas domésticas y a crear muñecos que parecen protagonistas de la más siniestra de las pesadillas.

AS-funuke_04web22Con este plantel de nefastas relaciones, Daihachi destruye por completo cualquier atisbo de optimismo o esperanza en lo referido a los vínculos familiares o primarios, aunque sin alcanzar la sangría de “Sad Vacation” de Shinji Aoyama. Los traumas, conflictos y confidencias de los Wago reflejan sin embargo esa tendencia sadomasoquista que explota en el desternillante cierre de la película, demostrando que a pesar del resentimiento se necesitan los unos a los otros, para bien o para mal.

Su desmadrada colección de personajes al límite empareja con la viveza estética y la inventiva visual de la que su autor hace gala a lo largo del metraje, al que no le faltan sus dosis de comedia oscura y bizarra, humor negro, amor loco y drama desvergonzado. Parodia de estereotipos y deconstrucción maquiavélica de tantos y tantos valores sagrados, Daihachi da finalmente la vuelta a la tortilla cuando los espectadores ya se habían rendido ante esta nueva hoja de ruta para la producción local y logra uno de los desenlaces más pérfidos y astutos de la cosecha.

Fresco, osado y ladino. Así es como queremos que sea el futuro cine japonés aún por llegar. “Funuke” por lo pronto no podría habernos causado más regocijo.

David López

David "SéptimoVicio" en 06/05/2008

No te preocupes. La trama de "Funuke" realmente es muy simple, lo importante es la acción misma y como la narra su realizador. Absolutamente recomendable.

UnoQPasaba en 06/05/2008

Joe dan ganas de verla YA! Me la has detallado tanto que ya parece que casi la he visto, pero la intriga del final me come.. Gracias!

Novedades en Septimovicio



Tags populares