Septimo Vicio - El cine visto desde otros t iempos

"[·REC]" por David López

Publicado: 05/10/2007

Reconozco que mi aproximación a “REC” estaba precedida de varios prejuicios y no precisamente en el sentido positivo gadameriano del término. Sin disgustarme por completo, lo cierto es que la trayectoria de Jaume Balagueró y Paco Plaza, aun con sus aciertos y su valentía en el anodino panorama de la producción de género nacional, no acababa de convencerme del todo. Pero en esta ocasión mentiría si no proclamase lo mucho que he disfrutado de este proyecto conjunto con el que, por otro lado, Filmax se afianza en el mercado español con sus apuestas por jóvenes renovadores que todavía tienen mucho que decir y aportar.

La larga historia del cinema verité y su relación con lo fantástico y lo terrorífico siempre ha dado fruto a títulos que han marcado un hito, por no hablar directamente de un punto de inflexión. Ahí quedarán para la eternidad aquellos primerizos mondos de Paolo Cavara, o Ruggero Deodato (jurado en este Sitges 2007) o incursiones contemporáneas tan referenciales como “El proyecto de la bruja de Blair”. No nos engañemos. Del mismo modo que el gonzo se ha erigido como el principal capricho del pornófago medio, el espectador entregado o no de género está hastiado de los productos asiáticos o norteamericanos que desde hace tiempo se limitan a autoplagiarse en un proceso interminable encaminado al más denso hastío. Por esta misma razón, la propuesta de Plaza y Balagueró ha entusiasmado a la audiencia que ya ha tenido la oportunidad de verla. Porque la película resulta novedosa, fresca y estimulante. “Experimenta el horror” es una declaración de intenciones que desea llevar el terror a una nueva frontera: lo cotidiano, lo cercano. Y que más próximo que la televisión, ese ojo a través del cual percibimos y sentimos el mundo. Porque el quinto poder, el que ostentan orgullosos los medios de comunicación, ha acabado por establecer que “sólo existe lo que está en las ondas”.

El reality apocalíptico de factura documental dirigido por ambos nos introduce en un infierno que se vive en directo y en tiempo real. Del mismo modo que Haneke en “Funny Games”, Plaza y Balagueró otorgan al público la posición de primerísimo testigo de una pesadilla que nos aterra pero de la que somos incapaces de escapar, por el mero hecho de lo gozoso y lo excitante que resulta.

Aplaudo la inusitada capacidad de provocarnos histeria, inquietud y claustrofobia asimilando el crescendo terrorífico y sangriento al que son sometidos unos personajes encerrados en un edificio sin escapatoria donde un virus letal transformará las próximas horas de sus vidas en un juego de supervivencia instintiva tan expeditivo como en las últimas obras maestras del universo zombie.

Ni pausa ni tregua en un sobresalto continuo en el que la angustia que produce la sensación de estar “sin salida” deja al espectador clavado en la butaca durante 85 minutos de auténtico infarto.

A pesar de las salidas humorísticas fuera de lugar y algún pasaje menos afortunado (las entrevistas con los vecinos, principalmente), el resto del metraje no tiene desperdicio alguno, y resulta perfectamente creíble en su anhelo de veracidad, algo a lo que ayuda su magnífica factura técnica y su sólido reparto (encabezado por una Manuela Velasco que hace suyo con autoridad un papel para el que parecía perfectamente preparada repasando su currículum).

Con esto debería bastar para que cualquiera se atreva a darle a “REC” la oportunidad que reclama. La diversión está garantizada. Y dudo mucho que alguno de los presentes esta mañana haya podido dejar de contener la respiración durante una antológica resolución de las que hacen historia. El horror está a la vuelta de la esquina, y será registrado por una cámara de vídeo. Ni el futuro “1-18-08“ de J.J. Abrams podrá ser tan visionario.

David López

David N. en 05/11/2007

A mi parecer -en principio y sin haberla visto aún, más que en previas y tal- resulta otro 'The Blair Witch Project', solo que regado a la española, verbigracia, con frases tan decepcionantes -aunque no, por ello, inesperadas- como "graba esto...por tu puta madre" y demás lindezas clásicas en guiones made in spain, en horas bajas. Eso si, visualmente promete. Y a buen seguro tendrá muchos sustos y tensión a raudales, lo cual mantendrá al espectador pegado, despierto y atento en la butaca, que no es poco. Pero de ahí al bombo que se le pretende dar desde algunos medios y ese hálito de 'nuevas formas'...

¿Un refrito de 'Resident Evil/Bruja de Balir', al fin y al cabo?

Si es así, me quedo con 'El Orfanato', por honesta. Y por Belén, que es actualmente la mejor actriz de este país, con kilométrica diferencia.

Novedades en Septimovicio



Tags populares