Septimo Vicio - El cine visto desde otros t iempos

"Tirador": Manila a través del objetivo de Brillante Mendoza

Publicado: 07/06/2008

Más próximo al “Tambolista” de Adolfo Alix Jr que a ejercicios desquiciados como la polémica “Autohystoria” de Raya Martin, “Tirador” eleva a su realizador, Brillante Mendoza, a la categoría de maestro de ese pujante nuevo cine filipino que festivales como Cannes ha considerado merecedor de optar incluso a la Palma de Oro. Un honor que no se repetía desde hace 24 años pero que refuerza esa imagen que envuelve una industria emergente donde la modestia de presupuesto no coarta el frenesí creativo de estos jóvenes directores cuya breve pero prolífica trayectoria augura todavía ríos de tinta.

slingshot2465La Manila de Mendoza es una ciudad prácticamente en estado de sitio , un infierno de miserias humanas donde la única ley posible es el carpe diem, una persistente lucha diaria por la supervivencia fomentada por la corrupción gubernamental y el inexorable monopolio de violencia que ejerce con mano dura su cuerpo policial. Pobreza y sordidez moral que obliga a subsistir a través de la delincuencia callejera, la picaresca y los negocios turbios.

Desde su mismo comienzo, la obra muestra sus cartas: aquí no hay florituras, sino vértigo, anarquía y desasosiego. Cámara en mano con espíritu de sangrante cinema verité, el realismo descarnado de su autor no tiene protagonistas ni héroes, sólo seres anónimos aferrados a la urgencia de las circunstancias en una boca del lobo en la que confluyen el ciego furor religioso y la fraudulenta autoridad de políticos que compran a pie de urna los votos de las clases marginales. La brutalidad sexual y las orgías narcóticas en desvencijadas viviendas se alternan con redadas al margen de la legalidad y escenas de pavoroso fervor cristiano.

slingshot-731869aSin abogar por la deconstrucción del montaje y la narrativa no lineal de otros compañeros de generación, Mendoza prefiere no centrarse en el drama individual en pos del shock que resuena de la tragedia colectiva, desviando su objetivo, cuando lo estima oportuno, hacia nuevos roles que azarosamente se introducen en el campo de visión de sus asfixiantes planos. Desde senadores que sentencian como oradores la necesidad de la Biblia como fuente de la institución familiar y la educación integral mientras detentan una ética de la depravación, hasta adolescentes descarriados que han perdido prematuramente su inocencia a golpe de indigencia y barbarie.

Para que redundar más: el cine de Mendoza cumple con nuestras expectativas de hallar aire fresco y temerario en el texto fílmico del siglo XXI. Y sigue resultando escalofriante que la ficción con ansias de realidad del filipino se halle en las antípodas del más rudo de los documentales de denuncia, pequeños noticiarios del mundo que difícilmente llegarían a zambullirse en las entrañas del averno a las que nos arroja el director de “Foster Child”.

David López

Tirador-Still%202web22

Novedades en Septimovicio



Tags populares