Septimo Vicio - El cine visto desde otros t iempos

"Bliss" por David López

Publicado: 10/06/2007

Con “Bliss”, la cinematografía china sigue exportando títulos que ante todo reflejan los cambios de una sociedad en constante transformación, con todas las contradicciones y omisiones que ello conlleva.

Sin la profunda impronta de otros compañeros de generación, Sheng Zhimin recupera en su debut en 35 mm el espíritu de los frescos familiares que tanto han sorprendido a la crítica occidental desde hace décadas.

La desintegración de un concepto de familia es la excusa de Zhimin para su particular visión de la China actual, en una puesta en escena que mantiene el habitual gusto por la paisajística urbana e industrial, la limitación de los recursos escénicos dando prioridad al compromiso ético sobre el estético (perfil fundamental de la Sexta Generación de cineastas chinos), y la plasmación precisa de microcosmos humanos donde generalmente las relaciones interpersonales resultan complicadas cuando no imposibles.

El viraje del régimen comunista chino parece encarnarse, más allá de la reconversión económica (que Zhimin dibuja en sus desoladas imágenes de desarraigo urbano e injusticia laboral), en un incipiente individualismo que difícilmente puede explicar las relaciones morales en el seno de una familia, cuyas virtudes en antaño también hallaban su contrapartida en el Estado.

La ruptura de estos lazos en la saga familiar presentada en “Bliss” son desde hace tiempo un modelo para narrativas que buscan expresar la soledad, la incesante búsqueda personal y la inquietud del hombre contemporáneo.

Zhimin, aún firmando un film decente, parece evitar a toda costa un mayor posicionamiento, tanto con los personajes como con su fondo inevitable, por lo que la película carece de relevancia y trascendencia. Su irregular metraje peca de un tratamiento desigual para sus diversas líneas narrativas, algunas interrumpidas con momentos tan chocantes y grotescos como la absurda muerte de un joven que cae de un tejado. Estimable sin duda, pero muy inferior a proyectos más arriesgados, personales y de honda emotividad que hemos visto recientemente bajo la batuta de Jia Zhangke, Lou Ye, o los realizadores coreanos Kim Tae-Yong y Roh Gyeong-Tae, que perteneciendo a una sociedad distinta han sabido reflejar con puntos de vista similares o igualmente crepusculares los males sociales del siglo XXI.

Novedades en Septimovicio



Tags populares