Septimo Vicio - El cine visto desde otros t iempos

Los cortos de Escorto 2007 por Daniel G. Pacheco

Publicado: 11/09/2007

5 de Septiembre

SECCIÓN OFICIAL

Avant Pétalos Grillados de César Velasco Broca. Uno de los mejores cortometrajes de los últimos años, tercera y última parte de una trilogía de carácter suprarrealista donde los elementos comunes son las invasiones extraterrestres, el fetichismo y la España profunda. La gran labor técnica y narrativa suplen sin discusión alguna a la confusión que lleva su sólo aparente falta de coherencia.

La parabólica de Xavi Sala. Nueva iniciativa de Sala para contar temas polémicos, en este caso, poniendo contra las cuerdas a un individuo que descubre un mundo exterior mucho más amplio del que conoce. Si bien los totales son bastante pobres y en ocasiones, gratuitamente provocativos, le falta bastante mano para ser un cortometraje redondo, aunque no va desencaminado.

Tras las puertas de Chema del Pozo y Alberto Quintanilla. Si bien es impresionante la labor de Mac Gregor en la fotografía, uno tiene la sensación de que se trata de una historia algo deslavazada, llena de buenas ideas que no se concretan y que terminan uniéndose en un final algo recargado. Otro problema es que quizás, el concepto de transcurrir en una única localización, provoque una sensación de artificio en estas historias cruzadas.

Lo Obvio y lo Obtuso de Nuria Polo. Una muy grata sorpresa en forma de documental. En este cortometraje, se explora la percepción de una persona ciega ante una película, pero su directora sabe sacar partido a los elementos con los que juega (voces en off descriptivas, sonorización, luces fuertes, tomas falsas, planos metafóricos) y termina construyendo una muy inteligente reflexión sobre el proceso de realización de un documental y que hay de cierto y falso en aquello que percibimos.

El pan nuestro de Áitor Merino. Con un despliegue de producción envidiable, se trata de nuevo un tema desgraciadamente muy actual. Desde un viaje a Ecuador visto por una pareja española, se nos narra los horrores y miserias del país. Su mayor error es jugar al despiste para tratar la baza de la sorpresa final, previsible y un tanto efectivista.

Huida de Adriana Franco. Microcorto en plano secuencia sobre el eterno tema de las diferencias de pareja. Sorprende por su brevedad y por su impacto, en una puesta de escena tan simple como eficaz. No inventa nada nuevo ni lo pretende.

SECCIÓN PARALELA: BUÑUEL TAMBIEN HACÍA CORTOS

Un perro andaluz de Luis Buñuel. Poco más se puede aportar a la proyección de un clásico. Sus imágenes siguen adheridas a nuestras retinas por sus tremendas consecuencias en nuestras mentes. Fue el cortometraje que lo cambió todo y ocho décadas después, es tan moderno y perturbador como entonces.

Garabatos de Angelino Fons. Impactante rescate de un clásico olvidado de nuestro cine, un cortometraje que explora a través del dibujo la psique infantil y el adoctrinamiento al que se sometía a los niños en el Madrid del año 1964. Su montaje empareja a la perfección con las obras de José Val del Omar, y alguna solución visual recuerda a los travellings de Alain Resnais. Un broche de oro para un día donde el surrealismo hispano ha sido el núcleo de las proyecciones.

6 de Septiembre

MUESTRA INFORMATIVA

Propiedad privada de Ángeles Muñiz. Elegante propuesta sobre la violencia de sexo desde un punto verbal, opta por la mejor opción, construir ese ambiente opresivo desde los diálogos y las interpretaciones. Si bien cae en la redundancia, se agradece su visionado.

Miramar ST de Jon Garaño. Cortometraje construido a partir de la anécdota para hablar de la infidelidad. Sólo puedo destacar como acierto el plano final, de un simbolismo que demuestra un verdadero interés en lo que se cuenta, aunque haya cierto tono descuidado en todo el relato.

Distancias de Jorge C. Dorado. Nuevo trabajo del co-director de "La guerra", esta vez una adaptación de un relato ajeno que se plantea visualmente desde el fuera de campo, idea conceptual muy interesante cuyo texto no acompaña. De nuevo otro cortometraje que basa parte de su peso en el giro final, y repercute al conjunto de una obra que tiene todas las mejores intenciones.

SECCIÓN OFICIAL

Equipajes de Toni Bestard. Uno de los cortometrajes recientes más valorados y no sin razón, historia sencilla y bien llevada, interpretaciones en su justa medida y una labor de dirección más que curiosa. Esta historia de seducción y reto apuesta por el enfrentamiento de dos desconocidos por ver que maleta sale primero en el aeropuerto.

Casting de Koen Suidgeest. Este documental se plantea los límites, tanto físicos como mentales, de la profesión de actor. No sólo de su labor si no de la repercusión de esta en su vida, sus miedos y fantasías, con la sinceridad de la cámara y la palabra. El juego entre lo que es confesión y lo que forma parte de la actuación pone de manifiesto el talento tanto de sus intérpretes como de su director.

Ludoterapia de León Siminiani. Otro cortometraje muy aplaudido que a mi me sabe a poco, de hecho, la repetición de la acción desde los dos puntos de la calle, que pretende ser una simetría narrativa, se me hace aburrida y la resolución no parece llegar a buen puerto, ni tan siquiera llegar. Una pena, porque la premisa no puede ser más interesante y su comienzo es muy fuerte y original.

La marea de Iván Saínz Pardo, Jim-Box y Dirk Soldner. El encuentro entre estos tres titanes no podría ser mejor, si bien es demasiado notable la carencia de medios marca Jim-Box, se trata de un producto atmosférico con elementos muy propios del realizador de "El laberinto de Simone". Está claro que no deja indiferente a nadie.

El viaje de Said de Coke Rioboó. Cortometraje de stop motion que trata la problemática de la inmigración desde las creencias de un niño por una tierra que desconoce. Resuelto muy imaginativamente, y sin caer en sensiblerías comunes.

Elena quiere de Lino Escalera. Magnifico trabajo interpretativo de la siempre sorprendente Marta Belenguer, y no menos desacable la labor de fotografía de Unax Mendía. Entre los inconvenientes está la dilatada duración del cortometraje y alguna metáfora desafortunada por lo descontextualizable de la misma.

SECCIÓN PARALELA: ÁLEX DE LA IGLESIA TAMBIEN HACÍA CORTOS

Mirindas asesinas de Álex de la Iglesia. Ejercicio de estilo de uno de los directores más renombrados de nuestro país. Realizado de una forma casi improvisada para aprovechar un escenario y a costa de múltiples deudas, todos conocemos el merecido buen resultado de la jugada. Una obra tan curiosa como personalísima, como puso de manifiesto su guionista, Jorge Guerricaechevarría, al destacar algunas de las anécdotas y curiosidades que rodean esta obra.

7 de septiembre

MUESTRA INFORMATIVA

Reciclaje de Juanjo Iglesias. Un trabajo excelente que experimenta con las capacidades narrativas de la polivisión, el nacimiento y forja de un personaje cuyo destino marcará al resto del mundo. Un ejercicio de sadismo crítico a la sociedad bienpensante sobre el proceso de maduración y de encontrar un sitio en el mundo. Tan minimalista en sus planteamientos como magníficamente planificado. Destacable música a cargo de Ginés Carrión. En sus defectos quizás se encuentre la falta de una fotografía más impactante, pero dada su naturaleza original (el concurso de cortometrajes online Notodofilmfest) quizás hubiese sido una distracción más que un aporte.

Madres de Mario Iglesias. Reconocidísimo y popular cortometraje al que yo todavía no le veo el interés. No comprendo ni sus encuadres, ni su montaje reiterativo y la historia no puede parecerme más forzada y carente de interés. No soy capaz de destacar nada positivo, ni siquiera comprendo las motivaciones que llevan a hacer algo así, ni mucho menos a admirarlo.

Conciencias de Diego López Cotillo. Enraizado con atrevimiento al cine de Jaime Rosales o Jose Luis Guerín, el co-director del festival presentó una pieza minimalista en torno al abuso escolar desde el subjetivismo de la víctima para dar una vuelta de tuerca a nuestra indulgencia con aquellos que sufren las consecuencias. Un trabajo escaso de medios pero lleno de talento.

Perpetuum Mobile de Enrique García y Raquel Ajofrín. Cortometraje sobre el que posó la vista Steven Spielberg, narra la historia de un alquimista obsesionado con el movimiento continuo y la visión que tiene de este un joven Leonardo Da Vinci. Animación preciosista que sin embargo abusa un tanto de la omnipresente música.

Lo importante de Alaua Ruiz de Azúa. Protagonizado por Antonio Resines, hacía temer lo peor, pero esta historia que da la vuelta al clásico planteamiento del eterno suplente deportivo. Un trabajo curioso y bien rematado.

Padam… de Jose Manuel Carrasco. Interesante historia de una cita a ciegas que resulta por momentos simpática, si bien carece de técnica y le sobra tanta evidencia argumental.

Violeta, la pescadora del mar negro de Marc Riba y Anna Solanas. Visualmente impactante trabajo de stop motion que juega con elementos del cine de terror y gore más desconcertante. Un regalo para los ojos que deja con ganas de más.

Temporada 92-93 de Alejandro Marzoa. Sorprendente trabajo actoral de dos clásicos del teatro y la televisión gallega, los inconfundibles Miguel de Lira y Carlos Blanco, en un duelo interpretativo que les valió una nominación a cada uno en este festival. Guión milimétrico para el lucimiento absoluto de los personajes. Emociona.

Traumalogía de Daniel Sánchez Arévalo. Un paso atrás del director de "AzulOscuroCasiNegro" y no por volver al formato corto, si no por decantarse por un trabajo mucho más condescendiente, más emparentado con la visión feísta y de trazo grueso de Daniel Écija que del minimalismo de su ópera prima.

Garto de Luis Gómez. Cortometraje de animación que se fundamenta en una cuidada estética pixeriana pero que tiene el grave inconveniente de parecer un trabajo inconcluso, a la espera de un desenlace.

SECCIÓN PARALELA: ¿A DÓNDE LLEVA UN BUEN CORTO?

El tren de la bruja de Koldo Serra. Excelente trabajo que parte de la experimentación del horror como excusa para crear una atmósfera adecuada y jugar con los elementos del género y con el público sin ningún pudor. Su buena realización es uno de esos extraños ejemplos que funcionan por la sencillez y el buen ojo de quienes los producen. Ya un clásico de nuestro cine.

Choque de Nacho Vigalondo. Una divertidísima gamberrada que se convierte en una degeneración del héroe clásico en un personaje engreído y estúpido, obsesionado por un código de honor que preservar incluso aunque esto le cueste hacer el ridículo más absoluto. Vigalondo juega la baza de un guión que antepone el entretenimiento y la acción, dos términos rara vez unidos en el mundo del cortometraje.

Huellas de Liberto Rabal. Extraña e hipnótica muestra de reflexión en torno a las relaciones humanas dentro de un hospital. Su imparable voz en off acompaña a imágenes lo suficientemente aterradoras por su crudeza y realismo que pueden provocar más de un rechazo.

8 de septiembre

MUESTRA INFORMATIVA

Con lengua de Anna Rodríguez. Un guión esquemático para lo que resulta una forma de dar salida a un escenario televisivo, interpretaciones bastante pobres y originalidad inexistente.

For(r)est in the des(s)ert de Luiso Berdejo. Nuevo trabajo de uno de los guionistas y realizadores más prometedores de los últimos años. Recurre a totales y material de archivo para crear una historia extrema de secuestros alienígenas y mensajes ocultos. Su propuesta formal es tan novedosa como inteligente, pero su realización lo deja en una mera curiosidad. Con todo, gana en pantalla grande.

Vestido nuevo de Sergi Pérez. Muy destacable historia sobre el travestismo infantil con ecos de Jared Hess y una estética personal. El trabajo interpretativo tampoco tiene fallo, pese a la complejidad de la edad de sus intérpretes. Quizás la música ea un tanto redundante y se alargue en demasía.

Daniel G. Pacheco

Novedades en Septimovicio



Tags populares