Septimo Vicio - El cine visto desde otros t iempos

Oficial: "Anticristo" de Lars Von Trier

Unas de las cintas más polémicas que han circulado por esta última edición de Cannes ha sido “Anticristo” de Lars Von Trier. No se llevó la Palma de Oro, pero dio que hablar más que las premiadas. La reacción general: presunción de estafa. Cosa que se puede entender teniendo en cuenta que el público del festival no aplaude precisamente el género fantástico mientras que en otros certámenes de más tradición posiblemente hubiese suscitado entusiasmo entre los presentes. Aún así a nadie dejó indiferente.

Publicado: 15/06/2009

www.septimovicioMancillada por la crítica, se acusa a su director de haber pecado de mal gusto. Un título que para algunos es simplemente una acumulación de imágenes degradantes y obscenas. Pero independientemente de los gustos y preferencias no se puede discutir que el director danés ha conseguido rematar un buen trabajo. Nada tiene que ver con sus últimas producciones (Dogville, Manderlay o El jefe de todo esto) sino que retoma el fantástico que caracterizaba su primera etapa cinematográfica.

Los primeros minutos del metraje no pueden ser mejores. La cinta despega con una preciosa fotografía en blanco y negro que realza la belleza de una magistral escena de sexo entre un matrimonio, sin tapujos, ni adornos y presentada con asombrosa naturalidad. La ralentización de la imagen dota a los movimientos de una sensualidad salvaje que se acentúa con el fluir del agua alrededor de los cuerpos. El clímax quebrará con el salto de su hijo por la ventana arrojándose al vacío .

Así comienza este thriller psicológico envuelto en una atmósfera de película de terror que no es más que una revisión de la mitología medieval entorno a la figura de la bruja. Charlotte Gainsbourg interpreta a una mujer que comienza a perder el juicio tras la muerte de su bebé. Cuenta con el apoyo de su marido, un sosegado Willem Dafoe, psicólogo de profesión, veinte años mayor, que dedicará todos sus esfuerzos a salvar a su esposa del abismo y de una locura asegurada. Demostrando más entereza y control de la situación que ella, organiza una escapada a Edén, una cabaña perdida en mitad de un bosque, con la intención de superar la muerte del niño. Y será en este marco donde comienzan las sorpresas y los sobresaltos. A partir de este momento nada será normal, el orden de las cosas se altera por completo. Lo natural se confunde con lo sobrenatural. La leyenda se convierten en realidad y la fábula se entremezcla con la ficción.

www.septimovicioA medida que avanza la película, la tragedia se funde con lo maligno y lo esotérico. La violencia cada vez es más cruenta, y el sexo se convierte en una obsesión enfermiza carente de sentido, mediante la cual resulta imposible mitigar los recuerdos dolorosos. La ferocidad aumenta súbitamente y de una manera totalmente inesperada provoca un desenlace siniestro y catastrófico, siendo una autoablación en primer plano uno de sus puntos culminantes. La única vía para poder hacer frente a esta situación es el despliegue de un elenco satánico. Haciendo uso de ritos diabólicos se pretende invocar a Satanás a través de la presencia de tres mediadoras (una cierva parturienta, un cuervo y un zorro) que dará lugar a algunas de las secuencias más provocativas de la película. Llamativo resulta el final, en el que valiéndose de las artes escénicas, el director traza un paisaje dantesco de pequeños montículos de cuerpos desnudos que ocupan las entrañas del tétrico bosque. Es la manera por la que opta el realizador para simbolizar la masacre de brujas que tuvo lugar un algunas zonas próximas a Seattle.

La idea es extrapolar apólogos y supersticiones medievales a la sociedad coetánea. Son múltiples las referencias a la tradición cristiana y a la herejía. La mujer simboliza el mal, la perversión, y es así por naturaleza, y poco se puede hacer al respecto. En lecturas menos condescendientes del film se acusa al danés de misógino por ofrecer una visión de la mujer bastante retrógrada.

Destaca la interpretación de la hija del pope de la chanson francesa Serge Gainsbourg, galardonada como mejor actriz. Y no es de extrañar el merecido premio, pues pocas actrices se atreverían a aceptar las órdenes de directores tan excéntricos como Lars Von Trier, especialmente en este último trabajo. Charlotte no siente ni temores ni vergüenza a la hora de salir corriendo desnuda por el bosque tras interrumpir un encuentro sexual para masturbarse como si de un animal se tratase debajo de un árbol. Con aspecto depauperado, sin maquillaje durante el rodaje, y con altos índices de histeria y neurosis requeridos por el personaje, demuestra su talento en un papel complejo.

MARÍA JOSÉ LÓPEZ

carlos polite en 16/06/2009

Vale, vale. La iré a ver. Pero como me tenga que salir a mitad de la película se tomarán represalias.

Novedades en Septimovicio



Tags populares