Septimo Vicio - El cine visto desde otros t iempos

Dramas sobre el progreso económico y la identidad étnica dividen opiniones

Publicado: 19/06/2009

Como ya sucedió con “Milk” y “Jalainur”, la quinta jornada del festival ha vuelto a contar con división de opiniones, entre los que han celebrado la osadía o la calidad dramática de las películas presentadas a concurso y entre los que las han tachado de tediosas e inconsistentes.

GoodCatspic1El cineasta chino Ying Liang visitaba ayer Granada para presentar su tercer trabajo “Good Cats” en Cines del Sur, un festival que no le es ajeno, pues en su primera edición exhibió “The other half“, su segunda cinta. Sus tres largometrajes comparten un lugar común pues todos se han desarrollado en la misma ciudad y a través de ellos podemos seguir la evolución de este núcleo urbano durante los últimos años.

En la película, el realizador retrata una particular visión de la China actual en el contexto de las pasadas Olimpiadas de Pekín. Lo primero que se propone es marcar distancias y lo consigue mediante un primer plano del protagonista principal que no se volverá a repetir a lo largo del metraje, manteniendo así un cierto alejamiento con respecto a lo que expone.

El tema principal es el desarrollo económico acelerado que se ha producido en el gigante asiático. Para ello no utiliza como marco una de las grandes ciudades chinas, sino que se centra en una pequeña población del oeste. La idea surgió cuando un buen día descubrió su ciudad plagada de carteles publicitarios inmobiliarios en los que los rótulos anunciaban cosas delirantes como “aquí construiremos París”. Por un lado, el boom de la construcción trajo consigo una fuerte inversión en el sector dando lugar a la emergencia de nuevos ricos y una élite corrupta de gangsters. Y por otro, una buena parte de la población ha quedado resentida y se ha visto abrumada por el desahucio y la pobreza.

El progreso puede llegar a ser bueno para las grandes ciudades, pero las pequeñas se han empobrecido. Este crecimiento también ha repercutido en el cine con un doble efecto. Hay grandes producciones en las que se destinan sumas enormes de dinero y tienen una fuerte demanda por parte del público. Pero también está el cine independiente, donde se inscribe la obra de Ying Liang, Pero este tipo producciones no tienen reclamo, son muy minoritarias y está destinadas exclusivamente a festivales.

En China los artistas se tienen que enfrentar con el aparato gubernamental para que acepten las obras desde el guión inicial hasta el resultado final. “A mí no me interesa presentar mis trabajos al Departamento de Radio, Cine y Televisión chino. Prefiero evitar esta institución, ya que normalmente nunca quedan satisfechos. Mi relación con ellos es nula, prefiero la piratería antes que contar con la aprobación del Estado” declaraba Luo Liang. El director se inclina por mantenerse al margen de la versión oficial del gobierno, puesto que de no hacerlo no podría trasmitir el mensaje que pretende: la ferocidad económica y el drama humano que impera hoy en China.

songfromseaspic1La segunda proyección del día ha sido “Songs from the southern seas” del kazajo Marat Sarulu, una coproducción en la que han intervenido países como Alemania, Rusia, Francia y Kazajstán.

En un pequeño pueblo kazajo en el que sólo habitan campesinos comienzan a germinar una serie de tensiones entre dos matrimonios de etnias diferentes. Las desconfianzas afloran en el momento en el que la mujer de Iván se queda embarazada y da a luz a un niño moreno cuando él es un hombre rubio. Las sospechas sirven para poner sobre el tapete temas como la negación del reconocimiento del Otro, el racismo, la incomprensión y la ausencia de comunicación.

El director se refería en rueda de prensa a la realidad social de su país. La ex república soviética es un crisol cultural en el que conviven unas 70 nacionalidades distintas. La relación entre las poblaciones siempre ha sido problemática, pero en la actualidad no hay muchos conflictos y se podría decir que están en armonía y existe tolerancia.

Marat señaló la importancia de un libreto que está sometido a un proceso continuo de cambio y que no finalizará hasta que la obra esté cerrada. “El guión es un tramo en el camino para hacer la película. Cuando llega al plató sufre muchos cambios. El guión original nunca se parece al definitivo, es algo que va evolucionando con el resto del trabajo” aseguraba el cineasta.

También señaló la mala experiencia que tuvo con el montaje de la película, el cual se realizó en Alemania. Los montadores tomaron una participación activa bajo la supervisión de los coproductores locales y prescindieron de muchas escenas, de tal manera que sus decisiones afectaron al resultado. “Al principio había escenas graciosas, pero como los alemanes tienen un sentido del humor extraño las omitieron, quizá y pensaban que me hacía un favor. Lo cierto es que no me gustó en absoluto. No me gusta la lógica alemana” aseguraba con pesadumbre Sarulu.

MARÍA JOSÉ LÓPEZ

Novedades en Septimovicio



Tags populares