Septimo Vicio - El cine visto desde otros t iempos

El cortometraje documental en Punto de Vista

Publicado: 24/02/2008

Sin duda, una de las más gratas sorpresas de Punto de Vista 2008 ha sido su excelente selección de cortometrajes, en su mayoría vehementes trabajos que, utilizando la coartada de la no ficción, son capaces de sugerir nuevas vías de reflexión o profundizar en tesis que no por evidentes resultan menos oportunas. Relegando para mejor ocasión “Las variaciones Marker” (su edición en DVD nos permitirá rescatarla en breve y dedicarle un análisis más extenso) y permitiéndoos que descubráis el futuro artículo acerca del pase de “52 por ciento” (recompensado con el Premio al Mejor Cortometraje), nos centraremos en tres piezas tan dispares como seductoras.

Susana Rey Crespo ("Cosas de Kulechov") es la primera en salir airosa demostrando que un mensaje se puede hacer perfectamente patente al espectador recurriendo a recursos tan añejos como inefables con mucha ironía y sabio sentido del poder manipulador de la edición cinematográfica. La referencia explícita a Lev Kulechov y sus teorías del montaje son la excusa que construye este falso documental en el que se evoca una guerra ficticia provocada por un misterioso invasor extranjero que lanza una ofensiva sobre tierras gallegas. Para recrear dicho conflicto bélico, Susana Rey utiliza material de archivo perteneciente a la historia reciente de la comunidad norteña (desde sus fiestas tradicionales hasta los fatídicos incendios que arrasaron sus bosque hace apenas unos años) y lo adultera con un texto que dota a las imágenes de un nuevo significado que en definitiva estimula en el receptor renovadas emociones. Crítica sin contemplaciones a la continua tergiversación de la verdad por parte de los medios de comunicación y las altas instancias políticas y económicas, que se han apropiado del poder de la imagen, los iconos y la palabra para establecer otro canon de veracidad que responde a intereses sospechosamente abusivos y totalitarios.

“Nijuman no borei (200000 phantoms)”, el más reciente y premiado corto documental de Jean-Gabriel Périot (que ya se alzó con un galardón en la tercera edición de Punto de Vista), ha sido para un servidor uno de los fotomontajes más estimulantes y líricos que he tenido la oportunidad de ver en largo tiempo. Conformando su elegante puzzle con cerca de mil fotos acompañadas exclusivamente por un lánguido tema musical de Current 93 como único texto sonoro, Périot parte de la anécdota incómoda (el bombardeo de Hiroshima un nefasto 6 de Agosto de 1945 y sus consecuencias) para repensar, no sólo la reactualización de los espacios urbanos, sino principalmente las pistas históricas en estado latente que ocultan las huellas imperecederas del paso del tiempo: la memoria viva. El edificio A-Bomb, la única construcción que milagrosamente se mantuvo en pie tras la catástrofe nuclear, es el símbolo vigente que se niega a desaparecer frente a los avatares del destino para rescatar del olvido y traer a presencia permanentemente uno de los mayores fracasos para las visiones bienpensantes de la condición humana. A pesar de la reiterada dinámica remodeladora y fluctuante de los planes de reconfiguración de las grandes urbes a lo largo del siglo XX y comienzos de este aún joven XXI, este vestigio del pasado cobra una fuerza inmanente que ante nuestra estupefacción ha logrado erigirse, no sin dificultades, como la voz silenciosa de los fantasmas cuyo espíritu aún recorre las calles de la moderna población japonesa.

Por su parte, Óscar Pérez ("El sastre") se introduce, mediante un plano fijo próximo y seguro, en un retrato no pocas veces humorístico propio de la espontaneidad cotidiana y los problemas de comunicación de los que adolece esta aldea global. El protagonista indiscutible de esta obra es Mohammed, emigrante paquistaní que ejerce de sastre en la Ciudad Condal sufriendo la escasa comodidad que ofrece su reducido y destartalado taller, donde está acompañado por un ayudante indio. Su carácter, unido a la falta de entendimiento y los problemas con sus clientes, la dudosa profesionalidad y aptitud laboral de la que hace gala, y la picaresca relación que profesa hacia su empleado, forjan con el transcurrir de los días la cartografía demográfica y humana de las capitales superpobladas del siglo XXI. Tragicomedia costumbrista que recupera para la palestra los conflictos interculturales y los debates inconclusos sobre nuestra aceptación del relativismo o el dogmatismo, así como de los procesos de asimilación o rechazo obvios en una sociedad que discurre sobre la estrecha línea que separa tolerancia de intransigencia.

En nuestro reportaje del festival encontraréis además breves comentarios dedicados a otros cortometrajes como “Pó de estrelas” de Alberte Pagán o "Journal nº 1: An Artist's impression" de Hito Steyerl.

David López

David "Séptimo Vicio" en 24/02/2008

Grandes sois vosotros por tener el suficiente coraje de organizar el festival más rematadamente personal y a contracorriente de este país

Gonzalo en 24/02/2008

Cada día me sorprendéis más. ¡Sois grandes! Encantados de haberos conocido.

Novedades en Septimovicio



Tags populares