Septimo Vicio - El cine visto desde otros t iempos

"Wonderful Town": fantasmas y recuerdos que aún perviven

Publicado: 27/04/2008

Precedida por el incuestionable impulso mediático que otorga la obtención de uno de los prestigiosos premios Tiger del siempre intempestivo Festival de Rotterdam y con el inesperado anuncio de su inminente estreno español de la mano de Pirámide Films (éste posiblemente se produzca en Junio), “Wonderful Town” del joven realizador tailandés Aditya Assarat recala en el BAFF 2008 demostrando que la expectación previa era desde luego merecida.

OF-wonderfultown1El mayor logro de su realizador (junto a su espléndido trabajo técnico del que más tarde hablaremos) es la armonía y la prudencia para enfrentarse a una tragedia reciente capaz de ahogar a toda una nación en sus recuerdos (el maremoto que asoló Tailandia en 2004) apostando por los hallazgos, los silencios y los espectros del pasado, reincidiendo así en la sugerencia y la creación de una atmósfera que poco a poco se enrarece y tensa.

El retrato post-Tsunami de Assarat comienza con la llegada de un arquitecto a una pequeña localidad rural próxima a la costa. Ton viaja hasta Takua Pa para supervisar la construcción de un nuevo complejo hotelero que recobre los importantes ingresos con los que el sector turístico estimulaba la zona devastada hace apenas cuatro años. Su estancia la pasará en un modesto alojamiento ahora vacío, sin clientes, sumido en una aparente templanza que no puede sellar los fantasmas que aún perviven en las calles de la ciudad. En un primer momento, el film se torna hacia el drama romántico propiciado por la incipiente relación amorosa entre Ton y la propietaria del hotel, un vínculo que se fragua lentamente a lo largo del metraje y que Assarat condensa en estampas enmarcadas en contradictorios paisajes (en los que la jungla se funde con las ruinas y la desolación) que por encima de todo destacan por la sutileza y la serenidad con las que están filmadas. Incluso se divierte con una prototípica travesía en motocicleta, si bien Lou Ye ya sentenció en “Suzhou River” que la exacerbación romántica de esta imaginería era patrimonio suyo.

OF-wonderfultown3Del mismo modo que en cierta ocasión Ton admira temeroso la apacibilidad de un mar cuya mansedumbre resulta inequívocamente amenazante, Assarat imprime en sus imágenes y sonidos un elemento inquieto y enigmático que insinúa una tempestad que sucederá al patente sosiego de la aldea. La relación de Ton con la joven despierta el recelo de unas gentes que intentan olvidar encerrándose en sí mismos, cerrando toda puerta a lo externo, a lo que irrumpe en su reposo y su rutina. Takua Pa representa el esfuerzo por empezar de nuevo entre edificios abandonados y evocaciones dolorosas. Pero este inicio también significa un cierre hermético, una clausura espiritual por la que los lugareños reclaman su derecho a ser felices pero ajenos a cualquier intrusismo o alteración de sus silentes hábitos. Incluso la joven del hotel se muestra inicialmente reacia a las pretensiones amorosas de Ton, prácticamente un tabú en el escenario público, y pocas veces ofrecerá argumentos en los que el espectador pueda identificar su felicidad. Es por ello que Assarat hace presagiar un desenlace repentino y funesto intuyendo igualmente que Ton guarda en Bangkok trazos de su vida personal que hasta entonces escondía sigiloso.

Assarat cumple su cometido logrando arrastrarnos por una narración que pausadamente despeja sus cartas pero que desde los primeros minutos satisface gracias a su admirable batuta técnica, sumergiéndonos en infinidad de sensaciones a través de la delicada ligereza de sus travellings, su bellísima fotografía y su música, conmovedora y melancólica como pocas. Un ejercicio apasionante que capta con fragilidad el fluir del devenir para una sociedad que despierta de un placentero sueño invocando el retorno a unos quehaceres diarios que chocantemente no ceden espacio a la soledad pero que han transformado cada jornada en una procesión reiterativa que obliga a seguir viviendo y a no mirar hacia atrás.

David López

Novedades en Septimovicio



Tags populares