Septimo Vicio - El cine visto desde otros t iempos

Cines del Sur 2008: Entrevista a José Sánchez-Montes

Publicado: 31/05/2008

La segunda edición del Festival de Granada Cines del Sur ya ha comenzado. Para dar el pistoletazo de salida a la cobertura especial que dedicaremos al festival durante las próximas jornadas, iniciamos nuestra andadura con la entrevista que hace pocos días mantuvimos con José Sánchez-Montes, director del certamen internacional.

La primera edición de un festival es todo un reto. ¿Cómo se afronta la segunda?

Creo que una segunda edición es peor que la primera. En la primera parece que te van a perdonar todo. Te vas a equivocar mucho pero te van a perdonar por tratarse del comienzo. Ahora tenemos el reto de mejorar partiendo de la respuesta y el nivel de la primera, que sinceramente creemos que fue el caso de 2007. Es primordial plantearse como resuelves los errores y consigues que aquello mejore. La diferencia es que ya hemos situado el festival en el mapa y ahora le llega el turno a la expansión en nuestros países de referencia. No se trata sólo de buscar las películas sino de que éstas comiencen a llegar desde estos países. Cinematográficamente es el gran reto, obtener la apertura a esos nuevos talentos que tal vez incluso ni conozcamos. Hay tantas óperas primas excelentes que hay todo un mundo por descubrir.

Para esta segunda edición, el número de espacios se amplía, ¿no?

Los espacios hemos intentado ordenarlos con mayor claridad en esta edición. Permanece el Teatro Isabel La Católica para la competición, la sección Informativa en los Multicines Centro. Eso sí, hemos ampliado el número con una nueva sala interior en Cinema 2000, ideal para determinadas cintas que requieren unas condiciones de sonido muy específicas. Es imperativo proyectar en las mejores condiciones posibles. En la calle, hemos duplicado el número de grandes pantallas al aire libre, sumando el Palacio de los Córdova. Un lujazo para disfrutar de una película con la panorámica de la Alhambra detrás. En el Corral del Carbón vamos a proyectar en digital los films de Mediterráneos, una de nuestras nuevas secciones.

Una de las novedades en la programación es la creación de la nueva sección Mediterráneos.

Mediterráneos es una propuesta que nos hace la RTVA. La idea era que nos parecía que el premio que otorgase Canal Sur estuviese destinado a un largometraje que ofreciese una visión abierta del Mediterráneo. A pesar de la premura, porque fue una decisión reciente, conseguimos más de 20 títulos de los que hemos seleccionado cuatro. En el futuro podría convertirse en una de las secciones vital para el festival.

En 2008 también crece el número de países representados. Desde cinematografías conocidas como Corea del Sur, hasta otras emergentes como Malasia o Filipinas. ¿Alguna recomendación?

Como director del festival tengo la afortunada obligación de no recomendar nada de la Sección Oficial por motivos obvios y por ahí me libraré (risas). Lógicamente nosotros intentamos que el abanico que se abre en el festival sea lo más amplio posible. No hacemos cuotas pero si tenemos en cuanta qué. Era necesaria la inclusión de representantes de los tres continentes a los que nos referimos. Lo cierto es que este año ha habido mucha producción y muy brillante, facilitando la búsqueda de catorce títulos de mucha calidad. Puedo afirmar con convicción que estamos muy satisfechos del programa logrado.

¿Ha sido complicado configurar esta selección?

Nosotros tenemos la vocación de abarcar todos los Sures, que son amplios y diversos. Si este año por ejemplo no hay más cine africano es porque la producción ha descendido, pero siempre estamos atentos. Al contrario, la industria asiática crece sin parar y es enorme. Por otra parte, los cineastas latinoamericanos quieren ir a un festival de clase A como Berlín o San Sebastián, así que conformar la selección es complicado pero nosotros vamos tejiendo redes.

¿Cuáles son vuestros festivales de referencia?

En Asia, el festival de festivales Pusán. Allí vas a ver todo o te van a contar hasta el último detalle de lo que va a suceder después del festival. Es el gran centro del cine asiático. Más cercanos, los certámenes de Kerala, siendo éste último similar al nuestro en cuanto orientación. Ya durante la visita del director de Kerala descubrimos en el catálogo ese afinidad de contenidos y objetivos. Y nichos para nosotros son Rotterdam y Berlín. En ellos hallamos muy buenas películas. Además son sitios donde hemos cerrado acuerdos. Al ser muy exigentes en cuanto al carácter inédito de los trabajos en nuestro país, debemos cerrar la presencia de éstos en Cines del Sur con mucha solvencia. Hay otros, como Guadalajara o el BACIFI, pero básicamente nuestros programadores viajan entre otros a los festivales mencionados.

¿Cuáles son las retrospectivas de esta edición?

La primera retrospectiva, “El Sueño de Europa”, era una idea importante que manejábamos desde hace tiempo. El Sur entendido como elemento cerrado no existe. El mundo, pese a quien le pese, es muy permeable y nosotros quería recoger los viajes de aquellos artistas que subieron al Norte. Hay muchos cineastas que se han trasladado a Europa y ha filmado aquí sus producciones, en una gran mayoría retomando temáticas que pertenecen al Sur. Una recopilación necesaria de títulos que por ejemplo se centran en la inmigración. La segunda retrospectiva, la que dedicamos a Makhmalbaf, venía ya apuntaba por nuestro jurado del pasado año que le dio un premio especial por su trayectoria. No sólo artísticamente, ideológicamente ha sufrido un proceso que nos parece muy interesante. Como comenzó siendo afín a un régimen del que ahora es ferviente opositor. Más desconocido que otros paisanos suyos, la fuerza de su cine es extraordinario y gran parte de su obra es inédita. Es el momento, ahora que sus hijas están cogiendo la delantera. Películas como las que veremos el día de su homenaje en las Pasiegas, “Gabbeh”, son espléndidas.

Que Xiaolu Guo repita en la sección oficial con “We went to Wonderland“ es muy significativo. ¿Puede llegar a convertirse Cines del Sur en una cita ineludible para los cineastas?

Yo, que este año he viajado mucho por motivos de mi cargo, me sorprendía al descubrir en festivales extranjeros como la gente nos buscaba porque querían que viésemos sus películas. Los catálogos de la pasada edición, que hemos llevado a festivales como Pusán, Kerala o La Habana, desaparecían rápidamente porque todo el mundo quería saber más de Cines del Sur. En el futuro optimista que todavía nos toca queremos convertirnos en eje. Esa es nuestra tarea, la cooperación con las cinematografías periféricas, aunque el término hoy ya no está tan claro.

En este sentido, es fundamental las Actividades de la Industria y la Plataforma de Cines del Sur.

Cuando empezó el festival era fundamental atender a la industria, en algunos casos hablamos de países muy consolidados pero la mayoría siguen siendo pequeños esbozos. En ese sentido celebramos en 2007 un encuentro de cinco directores de festivales . Su éxito motivó que la Agencia Española de Cooperación colaborase con nosotros a la hora de ampliar ese Plataforma que tiene tres vocaciones: el intercambio de programación, la creación de vías de ayuda para fomentar la producción y las tareas de formación para apoyar a nuevos talentos. Eso sin obviar nuestra apoyo a la industria española y concretamente andaluza, arrojando luz sobre coproducciones que no sólo son interesantes sino rentables.

¿Cuáles son las actividades paralelas?

Después del análisis de la pasada edición tuvimos que tomar una decisión dolorosa pero necesaria que ha sido suprimir los conciertos nocturnos, porque acababan por convertirse en competidores de la propia programación. Pensamos que ese camino había que cortarlo momentáneamente y replantearlo en otros términos para un futuro próximo. La Carpa de la Interculturalidad este año tendrá más peso y cada día tratará un tema distinto incluyendo una película y un coloquio. Hemos preparado además un homenaje a Ryszard Kapuciski, con la coincidencia de un documental codirigido por él y otro centrado en su figura, así como una exposición suya en la Biblioteca de Andalucía. En el Centro José Guerrero tendremos una muestra titulada “Lugares Comunes” sobre el videoarte latinoamericano.

Y el precio de las entradas, nuevamente muy asequible. Sin olvidar la venta de acreditaciones.

Opino que la cultura cuesta dinero, no es nada bueno que la programación cultural sea gratuita porque todas las producciones merecen un esfuerzo pequeño. El coste de la entrada individual en cualquier caso es irrisorio y los abonos para diez sesiones sólo cuestan 20 euros. Pero claro, también pensamos que habrá gente que quiere vivir el festival de otra manera más intensa y disfrutar de todos los pases que desee. Por eso hemos creado la acreditación al precio de 60 euros. Y además como recuerdo algún merchandising que hemos preparado en exclusiva para este año reforzando la imagen del festival.

Novedades en Septimovicio



Tags populares