Septimo Vicio - El cine visto desde otros t iempos

BAFF 2007 (3):El amor es una herida -2- (9º Festival de Cine Asiático de Barcelona)

Publicado: 07/05/2007

Hay caminos bien distintos para narrar una historia de amor (o desamor). Y es que tan universal sentimiento encuentra su lugar en las más remotas formas de expresión.

El Festival de Cine Asiático de Barcelona, que no es ajeno a esta realidad (el Premio a la Mejor Película así nos lo recuerda) puede presumir de haber seleccionado en sus largos 60 títulos algunos de los mejores textos fílmicos que subliman hasta la locura ese "algo" tan humano.

Algunos, como Kim Tae-Yong, recurren en la excelente "Family Ties" a la ternura, el humor y la pureza cotidiana para construir toda una saga familiar de acentuado carácter femenino que despierta en el espectador la más densa de las emociones. Su película, una de las más honestas vistas en el BAFF 2007, refleja con absoluta fidelidad y cercanía los días alegres y tristes de tres generaciones de una curiosa familia coreana, en un canto, a la vida,no por melancólico menos esperanzado. Un paso de gigante para el codirector de la recomendable "Memento Mori".

Muy al contrario, Ryuichi Hiroki regresa con un convencional catálogo de pink cinema, revalorando una historia harto conocida y en exceso recurrente por parte de los realizadores japoneses: Filmado con el habitual (y no del todo desacertado) esteticismo frío, distante y morboso, "M" es un film que juega a la baza del voyeur pero olvidando dotar a su protagonista, una mujer que se desdobla entre ama de casa y prostitua sadomasoquista, de mayor coherencia y sutileza. En este ocasión, el director de "Vibrator" desinfla su propuesta entre fantasías de provocación y erotismo chic, que más allá del deja vu conducen a la inseguridad de un realizador que prometía más.

Y como no, para terminar, nada como ampliar el ángulo de visión y acercarnos al deslumbrante espectáculo audiovisual de "Opera Jawa", colorista adaptación de un cuento popular hindú, que en manos de Garin Nugroho aspira a obra de arte total al estilo wagneriano. Pura fantasía asiática endulcorada con sorprendentes números musicales, el preciosismo fotográfico, la exquisitez erótica y un exotismo que mezcla fascinación aterrada, humor surrealista y exaltación folclórica (no exenta de guiños a la política y la sociedad de Indonesia). Una lástima que este relato trágico se contente con la impresión sensual de los sentidos en cuanto bello ejercicio formal, y a cambio su planteamiento y su contenido no le hagan justicia, quedándose en mero pasatiempo de postal.

Novedades en Septimovicio



Tags populares