Septimo Vicio - El cine visto desde otros t iempos

Entrevista a Anna Biller

Publicado: 05/12/2007

Durante la 45ª edición del Festival Internacional de Cine de Gijón, David López pudo entrevistar a Anna Biller (y Jared Sanford), realizadora a la que el certamen dedicaba una retrospectiva en primicia nacional, incluyendo el estreno de su primer largometraje, "Viva".

Anna Biller, ¿artista o cineasta?

No sabría que contestar. Desde luego considero mis trabajos cinematográficos como proyectos de arte sin por ello obviar cierto toque naturalista.

He tenido la oportunidad de ver todos tus cortometrajes. En ellos digamos que hay un poco de todo: el musical, el melodrama tipo Hollywood clásico, el technicolor o incluso “Johnny Guitar”. ¿Cuál es tu relación con dichos referentes?

Me encanta el cine clásico. La interpretación, el sonido, los colores. Intenté tomar todos esos referentes y utilizarlos pero desde el punto de vista de una mujer, adaptarlos y convertirlos en material para una película femenina. Y desde luego, “Johnny Guitar” es una influencia clave para “A visit from the incubus”.

¿Cómo te planteaste el trayecto del corto al largo?

No fue tan diferente. Cuando estaba filmando “Viva” me planteé este rodaje como el de varios cortometrajes. Durante un año y medio era como rodar todos los fines de semana un cortometraje distinto. Pero no creo que lo vuelva a hacer porque fue horroroso.

¿Cuál fue el punto de partida de “Viva”?

Quería hacer una película centrada en una mujer problemática interesada en la sexualidad pero a su vez un poco inestable. Una de las influencias fue “Belle de Jour” de Luis Buñuel porque el personaje de Catherine Deneuve me parece fantástico. Por supuesto, las revistas de PlayBoy de los años 70 y sobre todo los anuncios y tiras cómicas de la época ejercieron una poderosa influencia sobre mi trabajo. También experiencias vitales, películas que había visto...una mezcla de todo.

En los créditos de “Viva” descubrimos una implicación absoluta. Dirección, producción, guión, interpretación, vestuario… absolutamente polifacética.

Es algo muy natural y satisfactorio. Antes pintaba y escribía, pero con el cine descubrí una forma maravillosa de expresarme. Además, creo que soy capaz de sacar lo mejor del equipo y comunicarles exactamente lo que quiero, gracias a que siempre planifico y organizo prácticamente todos los detalles. Siempre trabajo con gente de confianza para asegurarme que no perderemos el tiempo.

La dirección artística de “Viva” está muy cuidada.

Traté de centrarme en un año, en 1970. Muchas cosas seguían exactamente igual pero yo pretendía apropiarme del estilo decorativo de la época. Las texturas y los colores inundaban la pantalla. Era un estilo salvaje. Dado que también fue el año de la revolución sexual, PlayBoy vendió más revistas que nunca. Así que combiné el espíritu de la liberación sexual y la vibrante locura de colores que explosionaron en América aquel año.

Los personajes responden a cierta teatralidad, son casi caricaturescos.

Bueno, los personajes están basados en otros de la época. Lo curioso es que los míos no son tan exagerados como pudiera parecer porque vi cosas realmente más caricaturescas. Intenté experimentarlo todo y me dejé llevar por el resto de los actores. Mi personaje a veces parece plano, no muestra sus sentimientos, pero creo que se trata de una caracterización realista. No quería interpretar sino sentir. También refleja la situación de las mujeres de la época, el ideal femenino existente. [Interviene Jared Sanford] Para mí era como interpretar una fantasía masculina exagerada que habíamos visto en las películas de serie B de los 70.

En un determinado momento de “Viva” hay una referencia a Freud y Marcuse. De la misma manera que Marcuse completaba las categorías masculinas de Freud, consideras que tu trabajo puede completar la visión masculina del cine precedente.

La escena a la que refieres era una parodia. Quería reírme de los intelectuales de la época. Reflejo como los profesores de universidad se aprovechaban de la filosofía para ligar con jovencitas.

Por otro lado encontramos el retrato de la efervescencia de la cultura pop. Actualmente descubrimos un revival de la misma a través de manifestaciones como el Pop Surrealista. En tu blog encontré referencias a Junko Mizuno, una artista japonesa que adoramos en Séptimo Vicio.

El pop siempre ha estado ahí, desaparece y vuelve. Junko Mizuno me encanta porque es muy excéntrica y extravagante. Crea imágenes de lo femenino inquietantes pero hermosas. La oscuridad de lo femenino pero con una aureola dulce que puede llegar a provocar miedo, sobre todo en los hombres.

¿Cuál ha sido la respuesta de “Viva” entre el público y la crítica?

La acogida ha sido muy buena y el público ha comprendido perfectamente la película y saben que es algo extraño, nuevo y diferente. La crítica también la ha recibido con entusiasmo. Por supuesto hay gente a la que le espanta, no lo puedo evitar. Eso sí, a las mujeres les gusta más que a los hombres. Tenía miedo por la reacción de las feministas pero les ha gustado. A algunos críticos les parece estúpida, no se han percatado de que es la primera capa, porque bajo ella hay mucho más mensaje y contenido.

Sé que admiras a Michael Powell y Kon Ichikawa.

Son dos realizadores muy fetichistas. Ichikawa hacía un cine distinto, difícil para los espectadores ya que mostraba el dolor pero desde la comedia. Michael Powell era increíble visualmente, hacía películas extrañas, con humor y tristeza en perfecta armonía.

¿En qué nuevos proyectos estás trabajando?

Ya estoy trabajando en un nuevo guión. Es un melodrama protagonizado por una bruja de los años 60. Va a ser una parodia sobre la psicología masculina en la que los hombres van a sufrir de verdad. ¡Van a sufrir por amor! Definitivamente quiero incluir a un hombre vestido de gorila en una lancha motora

samuel en 01/03/2008

no he podido ver esta película pero parece interesante, gracias por mostrar cine que se sale de la corriente principal... un saludo

Novedades en Septimovicio



Tags populares